Técnicas de Estudio. Saber Estudiar, La Clave Del Éxito Académico

Técnicas de Estudio. Saber Estudiar, La Clave Del Éxito Académico
  • Técnicas de Estudio. Saber Estudiar, La Clave Del Éxito Académico

  • Views 49

  • Downloads 6

  • File size 3MB
  • Author/Uploader: Grego Rodriguez

1

INDICE –

Presentación …………………………………………………………………………………….2 Introducción………………………………………………………………………………………3

Parte 1: Ambiente, planificación y motivación …………………………………………5  Ambiente de estudio ………………………………………………………………..6  Distracciones ……………………………………………………………………….. 11  Actitud y motivación ………………………………………………………………. 12  Planificación del tiempo y tareas ……………………………………………… 18

Parte 2: El método de estudio …………………………………………………………… 29  Proceso de estudio ……………………………………………………………….. 30  Primera fase: Lectura…………………………………………………………….. 31  Segunda fase: Subrayado y estructuración del texto ………………….. 36  Tercera fase: Técnicas de síntesis…………………………………………… 42  Cuarta fase: La memorización ………………………………………………… 51  Quinta fase: Repasos y autoevaluaciones ………………………………… 64

Parte 3: Los exámenes…………………………………………………………………….. 67  Cómo preparar un examen …………………………………………………….. 68  Planificación del tiempo y tareas ……………………………………………… 74  Afrontar el estrés ante un examen …………………………………………… 75  Cómo hacer un examen …………………………………………………………. 78  Las preguntas del examen ……………………………………………………… 78  Bloqueo durante el examen ……………………………………………………. 79  Reflexión tras el examen ……………………………………………………….. 80

Parte 4: Atención y concentración ……………………………………………………… 81  Técnicas de atención y concentración ……………………………………… 82

Parte 5: Apuntes……………………………………………………………………………… 86

Parte 6: Hábitos de estudio ………………………………………………………………. 88

Anexos ………………………………………………………………………………………….. 91

1

Guía práctica de técnicas de estudio PRESENTACIÓN

La guía que vas a comenzar a leer cuenta con un repertorio de técnicas de estudio variadas que te aportarán el conocimiento que necesitas para mejorar tu método y estrategias de estudio. Es válida para todos los niveles educativos, aunque resultará más fácil su lectura y comprensión para alumnos de un nivel de E.S.O en adelante. El objetivo principal que persigue, es aportar el conocimiento básico y necesario que cualquier alumno necesita para diseñar su propio método de estudio personalizado. Es una guía breve, práctica y amena, que cuenta con diversidad de actividades y ejemplos visuales para reforzar su comprensión y posterior puesta en práctica por parte del estudiante en su tarea académica diaria. Ha sido elaborada a partir de la experiencia personal de varios años como estudiante, la experiencia adquirida en el trabajo directo con alumnos como profesora y orientadora impartiendo clases y cursos para enseñar a estudiar, y la gran labor de investigación y estudio realizado durante varios años, sobre las diferentes áreas del conocimiento que engloban el proceso de adquisición, retención y evocación del conocimiento en la mente de una persona. Esta guía se encuentra dividida en seis módulos a través de los cuales se tratan gran parte de los aspectos que tienen que ver con el aprendizaje de buenos hábitos y técnicas de estudio. Al inicio de la misma encontrarás una breve explicación sobre qué son las técnicas de estudio, sus ventajas y en qué consiste el proceso de estudio, para adquieras un conocimiento básico sobre los aspectos que se tratan en las páginas posteriores.

Guía práctica de técnicas de estudio

INTRODUCCIÓN –

¿Qué son las técnicas de estudio?

Las técnicas de estudio son un recurso que ayuda a mejorar la calidad del estudio, y por tanto del aprendizaje que se deriva de ello. Existen gran variedad de técnicas, las cuales el alumno puede moldear y adaptar a sus necesidades. No existen mejores técnicas y peores técnicas, todas son eficaces, aunque no resultan igualmente provechosas para todos los alumnos por igual. Es conveniente que cada alumno, conozca la variedad de técnicas y recursos que existen, para mejorar su rendimiento académico y hacer que sus horas de estudio sean provechosas y eficaces, para así poder aprender los contenidos con el menor esfuerzo posible. A partir de su conocimiento, el alumno podrá ponerlas en práctica y seleccionar cuáles son las que mejor se adaptan a sus necesidades. Se pueden agrupar de la siguiente forma:       

Comprensión y razonamiento Técnicas de planificación y gestión del tiempo y del trabajo Técnicas de análisis y síntesis de contenidos Técnicas atención y concentración Técnicas de memorización Técnicas de motivación Técnicas de relajación

Si te pones en marcha y las practicas, tu mente mejorará su capacidad y rapidez, permitiéndote mejorar sustancialmente los resultados académicos. –

Ventajas de conocer y saber aplicar las técnicas de estudio. o o o o o o o

Facilitan la memorización de los contenidos a aprender. Son una herramienta de ayuda para estudiar, pues facilita su proceso. Mejora el rendimiento académico, lo cual se verá reflejado en el expediente. Mejora la capacidad de comprensión, razonamiento y retención de contenidos. Permiten optimizar el tiempo de estudio (aprenderás más en menos tiempo). Favorecen el aprendizaje activo y dinámico, reduciendo el aburrimiento. Incrementan los niveles de atención y concentración.

Guía práctica de técnicas de estudio –

El proceso de estudio.

El proceso de estudio comprende tres fases: antes, durante y después. En cada una de estas fases, has de tener en cuenta una serie de aspectos para que tu proceso de estudio sea eficiente. En la siguiente tabla te muestro los aspectos que intervienen en el proceso de estudio. El antes se refiere a aquellos aspectos previos que has de trabajar antes de comenzar a estudiar y que te ayudarán a fortalecer tu trabajo académico. Para ello es primordial la actitud que muestres ante el estudio, así como la organización y planificación de cada sesión diaria que efectúes. Durante la sesión de estudio, deberás fijarte en cómo trabajas en los contextos en los que regularmente realizas tus tareas. Y por último en la fase de después, se encuentran los aspectos a trabajar una vez has finalizado tu sesión de estudio y has obtenido los resultados finales. Es necesario que en este momento compares cómo se ha dado el proceso y cómo ha sido tu forma de trabajar teniendo en cuenta los resultados conseguidos, para así tomar conciencia de posibles errores y aspectos que has de mejorar.

Guía práctica de técnicas de estudio

Guía práctica de técnicas de estudio

AMBIENTE DE ESTUDIO El ambiente de estudio es un aspecto muy importante que debes cuidar y mantener en unas condiciones adecuadas cuando estés realizando un trabajo intelectual. Como estudiante has de disponer de un lugar de estudio que reúna una serie de condiciones indispensables, si quieres sacarle el máximo partido a tus horas de estudio y que el trabajo que realices sea de calidad. Para ello, el lugar de estudio ha de reunir las siguientes condiciones generales: –

Luminosidad. Tranquilidad. Comodidad y mobiliario adecuado.

Es recomendable que dispongas de un lugar habitual en el que poder estudiar a diario y en el que poder organizar y almacenar todos tus materiales. En ocasiones, ocurre que por alguna circunstancia no se puede utilizar el lugar habitual de estudio y en consecuencia hay que buscar otro lugar alternativo para el desempeño de las tareas académicas. En estos casos, has de buscar un lugar que cumpla con las condiciones generales de luminosidad, tranquilidad y comodidad. Este lugar alternativo podrá ser cualquier otra zona de la casa, la biblioteca, la casa de algún compañero, etc. Para que el lugar de estudio sea el más adecuado y se cumplan las condiciones generales de las que te estoy hablando, tu lugar habitual de estudio ha de contar con los siguientes elementos: –

Silla de estudio.

La silla de estudio tiene que ser ante todo una silla cómoda, adaptada a tu altura y con un respaldo lo suficientemente alto como para poder apoyar en ella toda la espalda y así poderla mantener recta y relajada. Para ello, te vendrá muy bien una silla del estilo a la que ves en la imagen de la derecha.

Mesa de estudio.

La mesa que utilices para tu estudio diario ha de ser una mesa que esté adaptada a tu altura para que la postura en el estudio sea la más correcta.

Guía práctica de técnicas de estudio Tendrá que ser una mesa amplia con espacio suficiente para poder desplegar sobre ella todo el material que vayas a necesitar en todo momento.

Mobiliario auxiliar:

También te recomendamos que dispongas de algunos de los siguientes elementos en tu lugar de estudio: o o o o o o

Cajones en tu mesa de estudio. Estantería. Bandejas de oficina. Corcho en la pared. Atril. Flexo.

Es imprescindible que cuentes con espacio suficiente para almacenar y organizar correctamente todos los materiales que vayas a necesitar en tus sesiones de estudio. Para ello, te aconsejo que dispongas de alguna estantería, cajones en tu escritorio y si lo crees conveniente, bandejas de oficina. También te resultará de mucha utilidad contar con un corcho en la pared, un atril y un flexo.

El atril es el gran desconocido para los estudiantes y muy pocos lo utilizan, pero es conveniente que conozcas sus beneficios y lo integres en tu estudio:

Permite que tengas la espalda más recta y no tengas que encorvarte para leer o escribir.

Puedes usarlo como soporte para colocar el libro de texto o los apuntes, al tiempo que realizas un esquema, resumen, o cualquier otra tarea.

Usando atril fuerzas menos la vista, por lo que la lectura será más relajada y cómoda.

Luminosidad:

La luz es un elemento indispensable para la realización de cualquier tarea académica, por ello, el lugar donde estudies tiene que ser luminoso. Para que se cumpla adecuadamente esta condición, te recomendamos que tu lugar de estudio disponga de los siguientes elementos: o o o

Ventana Luz general Flexo

Guía práctica de técnicas de estudio

Ventana a través de la cual te entre luz suficiente para el estudio.

Luz general en el techo o cualquier otra luz ambiental que de luminosidad a todo el entorno en el que estés estudiando.

Foco de luz directa que apunte directamente a la tarea que realizas.

Se recomienda utilizar las horas de luz diurna para el estudio, siempre que sea posible. Hay ocasiones en las que no se puede aprovechar la luz natural, bien porque el horario de estudio sea nocturno o porque haya poca luz en el lugar donde se estudie. En tal caso, te recomiendo combinar una luz general en el techo con el flexo, ambas al mismo tiempo. No se recomienda estudiar únicamente con la luz del flexo, pues al mantener todo el entorno a oscuras, estarás forzando la vista sin darte cuenta. Si a través de tu ventana entra luz, pero no la suficiente, te recomendamos que combines la luz natural para dar luminosidad al entrono y el flexo para enfocar directamente a la tarea.

Temperatura:

La temperatura también influye en la calidad del estudio, incidiendo directamente en la capacidad de concentración. La temperatura ideal para poder rendir adecuadamente, será ante todo, una temperatura en la que te sientas cómodo. Cómo ya sabes, la comodidad, es una de las características generales con las que ha de cumplir todo lugar de estudio. Esta temperatura adecuada oscila entre los 20 y 22 grados centígrados. Si tu lugar de estudio es demasiado caluroso, el calor hará que te abrumes y te costará mantener la atención y concentrarte adecuadamente. Si por el contrario, tu lugar de estudio es frío, esto hará que estés incómodo y te cueste mantener una buena postura en el estudio y concentrarte adecuadamente. La concentración, es un pilar principal que debes mantener si quieres que tu estudio sea de calidad, por tanto, no lo pases por alto.

Guía práctica de técnicas de estudio –

Orden y limpieza

El lugar de estudio, ha de ser un lugar limpio y ordenado. Resulta primordial que mantengas cierto orden en el espacio que utilices para el estudio. Como ya he dicho anteriormente, se recomienda que dispongas de algunos elementos auxiliares en el mobiliario de tu lugar de estudio para poder organizar correctamente todos los materiales. Si tu lugar de estudio está desordenado y el material por medio, tendrás cierta sensación de agobio e incomodidad. Perderás el tiempo buscando materiales que no recuerdas dónde los dejaste la última vez y la realización de tareas se convertirá en un caos, pues es posible que si hay demasiadas cosas encima de la mesa, a la hora de trabajar, no dispongas del espacio necesario. Estas son algunas de las razones por las que te animamos a mantener tu lugar de estudio ordenado y limpio. o

Ventilar y oxigenar.

Cuando pases demasiado tiempo en tu lugar de estudio realizando tareas, te recomiendo que ventiles y oxigenes el ambiente cada cierto tiempo, pues un ambiente de estudio cargado hará que no puedas concentrarte y rendir adecuadamente. Para ventilar y oxigenar el ambiente, basta con abrir la puerta o ventana durante un rato y dejar que se recicle el aire.

Postura en el estudio

La postura más correcta para el estudio es sentado frente a una mesa, con los pies bien apoyados en el suelo, la espada recta, relajada y apoyada en el respaldo de la silla. Si estudias sentado de mala manera en un sillón o tumbado en la cama, tu espalda sufrirá, por tanto, mantén una postura adecuada para evitar posibles consecuencias. Además, tienes que tener en cuenta la disposición de la ventana a la hora de ubicar la mesa y la silla de estudio. Lo mejor será que escojas una de estas dos opciones a la hora de colocar tu mesa de estudio:

Guía práctica de técnicas de estudio

De frente a la ventana. De esta forma la luz te entrará de forma directa.

Ventana situada en el lado contrario al de la mano con la que escribes, para no taparte la luz con el brazo y no crearte sombras. Si eres diestro: la ventana ha de quedar a tu lado izquierdo. Si eres zurdo: la ventana ha de quedar a tu lazo derecho.

Lo mismo ocurre con el flexo, el flexo tienes que colocarlo frente a ti y ligeramente orientado hacia el lado contrario al de la mano con la que escribes.

Guía práctica de técnicas de estudio

DISTRACCIONES Las distracciones son uno de los elementos que más repercute en la calidad del trabajo que desempeñes a diario. Por ello, hay una serie de tareas que debes realizar a diario, si quieres que tu rendimiento sea óptimo cada día. Estas tareas, has de realizarlas siempre antes de comenzar con tu sesión de estudio y son las siguientes: o

Elige el lugar más apropiado para estudiar, ya sea en casa, en la biblioteca o cualquier otro lugar, siempre que cumpla con las condiciones generales: tranquilidad, luminosidad y comodidad.

o

Retira todo aquello que te distraiga. Antes de comenzar con tu estudio, retira de tu alcance todos aquellos elementos que puedan perturbar o interrumpir tu actividad: teléfono móvil, ordenador, tabletas, objetos, juegos, televisión, etc.

o

Cierra puertas y ventanas para reducir los ruidos, siempre en la medida de lo posible.

o

Avisa a las personas que convivan contigo de que vas a estudiar y de que necesitas silencio y tranquilidad. Es probable que tengas que pactar con las personas que conviven contigo, horarios y normas para conseguir la tranquilidad necesaria.

o

Evita escuchar música cuando estudies. La música es un elemento distractorio que lo que hará será reclamar tu atención e impedir que puedas mantener la atención en la tarea durante un tiempo prolongado, provocando que puedas cometer errores en la comprensión y realización de la tarea y que además te demores demasiado tiempo en realizarla. Únicamente se recomienda escuchar música tranquila cuando la tarea sea más práctica y dinámica y no se requiera de la máxima concentración.

o

Si aún así, el lugar de estudio no es tranquilo y necesitas máxima concentración, puedes recurrir a utilizar tapones.

Guía práctica de técnicas de estudio

ACTITUD Y MOTIVACIÓN o

Objetivos

Los objetivos son aquellos logros que nos proponemos alcanzar en un momento determinado y para lo cual es necesario que desempeñemos una serie de tareas concretas que nos ayuden a conseguirlos. En la vida académica, plantearse objetivos, tanto a corto como a largo plazo, resulta ser una actividad muy motivadora y que a su vez nos compromete para el desempeño de nuestras obligaciones y deberes. Los objetivos ante todo tienen que ser: o

Realistas: Proponte objetivos que sepas que vas a poder cumplir. Es bueno que los objetivos sean ambiciosos para que te impliques en su consecución, pero no demasiado ambiciosos, siempre has de pensar en que vas a poder cumplir con ellos y alcanzar tus propósitos.

o

Claros: Expresa los objetivos de forma clara especificando lo que quieres conseguir en cada momento.

o

Concretos: Agrupa los objetivos por asignaturas, forma de trabajo en casa, hábitos de estudio diarios, etc.

Por ello es muy importante que te marques objetivos de la siguiente manera: Objetivos generales: o

Objetivos al inicio del curso académico: Al inicio del curso académico, dedica un tiempo a pensar sobre qué objetivos quieres conseguir a lo largo del curso, teniendo siempre en mente un objetivo a conseguir al final de curso.

o

Objetivos por evaluaciones: Al inicio de cada evaluación, plantea objetivos concretos a conseguir en esa evaluación. Cuando finalice la evaluación, valora en qué medida has alcanzado tus objetivos y en base a ello, plantea nuevos objetivos para la siguiente evaluación.

o

Objetivos a final de curso: Al inicio de cada curso, tienes que plantearte cuál será tu objetivo a conseguir al final de curso y no debes de perderlo de vista en ningún momento. El resto de objetivos que te plantees, tendrán que ir siempre relacionados con el objetivo final.

Guía práctica de técnicas de estudio Para plantearte objetivos, puedes utilizar esta plantilla que aparece en el apartado “anexos” al final de la guía.

Objetivos específicos, del día a día: o Objetivos diarios: Te recomiendo que te plantees objetivos cada día. Los objetivos diarios tendrán que ver con:     

Cumplir con el horario de estudio diario. Cumplir con la realización de tareas diarias. Aplicación de un buen método de estudio constante y efectivo. Mantener buenos hábitos de estudio. Etc.

o Objetivos semanales. La planificación del tiempo es indispensable para la correcta realización de tareas diarias. Por ello, siempre recomiendo que al comienzo de la semana, te organices el tiempo y planifiques todas las tareas. En base a esto, plantéate objetivos semanales para poder cumplir con todas tus tareas. Ejemplos de objetivos: o o o o o o o

Aprobar todas las asignaturas con al menos una nota de 6. Cumplir con mi horario de estudio cada día. Sacar un 8 en lengua y literatura. Intentar ser ordenado y cuidadoso con los materiales (apuntes, libros, tareas, etc.) Estudiar aplicando técnicas de estudio. Planificar exámenes con antelación, llevando las tareas al día. Comprometerme a mantener una actitud positiva y de compromiso en mis estudios.

Guía práctica de técnicas de estudio Es posible que no tengas muy claro cuáles quieres que sean tus objetivos generales, pero es importante que vayas marcando pautas que tracen el camino que quieres recorrer. Para trazar tu recorrido, tienes que ponerte manos a la obra con los objetivos específicos y reflexionar sobre qué quieres conseguir a corto plazo y cómo quieres que sean tus hábitos de estudio diario. Te recomiendo que escribas tus objetivos y los mantengas a la vista para poder revisarlos de vez en cuando y modificarlos cuando lo creas conveniente.

o

Razones para estudiar

Siguiendo con la labor de plantear objetivos y alcanzar metas personales y académicas, te animo a reflexionar sobre las razones que te implican en la tarea académica que actualmente estás realizando. Para ello te propongo el siguiente ejercicio.  Ejercicio: Párate a pensar sobre cuáles son las razones que tú tienes para estudiar, qué beneficios le encuentras de cara a un futuro. ¿Por qué estudias? ¿Para qué te servirá en un futuro? Te expongo algunos ejemplos. Estudio para… o o o o

Prepararme para ejercer una profesión que me guste. Conseguir algún premio o algo que quiero. Evitar que me ocurran cosas que no quiero. Aprender cosas nuevas que despierten mi curiosidad.

Piensa detenidamente sobre ello y escribe los tuyos en la siguiente ficha.

Guía práctica de técnicas de estudio o

Meta en el estudio:

¿Alguna vez te has parado a pensar cuál será tu meta? Todos crecemos, nos hacemos mayores y el día de mañana tendremos que dedicarnos a algo para poder ser autósuficientes ¿A qué quieres dedicarte tú? ¿Peluquero? ¿Electricista? ¿Médico? ¿Profesor? Para ejercer cualquier profesión necesitas un mínimo de conocimientos ¿sabes qué necesitas para poder ejercer la profesión que te gusta? ¿Sabes cuál es el camino que has de recorrer para alcanzar tu meta? La meta es el destino final de tu recorrido, aquel objetivo más alto que ahora mismo te planteas alcanzar. Reflexiona sobre ello y escríbelo en el siguiente cuadro.

Mi meta es:

Para ello necesito:

o

Motivación:

La motivación es como la gasolina que hace funcionar el motor de un coche. La motivación forma parte del proceso por el cual una persona consigue alcanzar un objetivo o meta que se haya propuesto previamente. Hay tres formas diferentes de motivarse: o

Motivación extrínseca: Consiste en recibir algo a cambio del trabajo realizado. Generalmente algo material. La persona realiza una tarea únicamente para poder alcanzar un premio o para poder evitar un castigo.

o

Motivación intrínseca: Se da cuando un estudiante disfruta con la tarea que realiza y no necesita de ninguna recompensa material por su realización. El bienestar que le causa es su motivación para seguir avanzando. Se consigue a través de mensajes positivos y pequeñas recompensas del día a día.

Guía práctica de técnicas de estudio o

Motivación trascendental: Consiste en realizar la tarea simplemente por satisfacer a otras personas.

De estos tres tipos de motivación, la más efectiva y eficaz es la motivación intrínseca. El afán por saber, por querer progresar, por ser mejor y conseguir alcanzar tus sueños. Para poder incrementar tu motivación intrínseca en los estudios, tendrás que trabajar los siguientes aspectos: o o o o o

Objetivos. Razones por las que estudias. Metas en el estudio. Actitud ante el estudio. Automotivación.

Para trabajar objetivos, razones y metas, te animo a que realices las actividades anteriores y para potenciar tu actitud y automotivación, voy a darte algunos consejos. o

Actitud:

Mantener una actitud positiva frente a los estudios, resulta determinante. La actitud puede ser un arma de doble filo y actuar como motivadora, si la actitud es positiva y optimista, pero también puede actuar como destructora, si esta actitud es negativa y pesimista. En la vida de un estudiante, se suceden episodios de relax y tranquilidad en los que se afrontan las tareas con normalidad. Pero estos episodios van combinados con otros de estrés, angustia y saturación de tareas que pueden afectar a nuestro estado emocional, haciendo que nos vengamos abajo en momentos determinados. Para poder hacer frente a estos episodios de estrés y poder afrontarlos con éxito, es necesario que potencies tu actitud positiva, para ello te recomendamos que tengas en cuenta los siguientes aspectos: o o o o o o o o o

Sé optimista. Ten confianza en ti mismo. Pon ilusión y afronta las tareas con energía, no te vengas abajo. No te conformes con aprobar, tú sabes que puedes dar más de sí. Ten fuerza de voluntad para hacer frente a los obstáculos con los que te encuentres. Busca siempre el lado satisfactorio de cada tarea. Ten interés por aprender, por ser mejor y descubrir el potencial que llevas dentro. Date mensajes positivos de ánimo a ti mismo: ¡Yo puedo!, ¡Lo voy a conseguir! Levántate con energía cada día y con ganas de asumir nuevos retos.

Guía práctica de técnicas de estudio o

Nunca pierdas de vista tus objetivos y metas académicos y personales.

o

Automotivación:

A continuación te voy a dar algunos consejos para que aprendas a automotivarte tu mismo. o

Automotívate con pequeñas recompensas cuando consigas alcanzar tus objetivos diarios y semanales. Ejemplo: Si cumplo con mi horario de estudio durante toda la semana y consigo llevar todas las tareas al día, el fin de semana meriendo algo que me guste.

o

Prémiate cuando consigas alcanzar tus objetivos a largo plazo. Ejemplo: Si consigo alcanzar los objetivos que me he planteado para esta evaluación, ahorro para comprarme las zapatillas que me gustan.

o

Recompénsate a ti mismo por el esfuerzo realizado. A veces te costará conseguir alcanzar el objetivo que te hayas planteado, porque era un objetivo difícil, pero has hecho todo lo posible para conseguirlo y sabes que has dado lo máximo de ti. En tal caso, no te vengas abajo, tu sabes que lo has intentado, por tanto, valora tu esfuerzo, compromiso y constancia por haberlo intentado.

o

Levántate cada día con energía y nunca pierdas de vista el motivo por el que estudias.

o

Piensa siempre con positividad, continuamente para no venirte abajo.

o

Elimina pensamientos negativos del tipo “voy a suspender”, “esto es imposible”. Por muy complicado que lo veas, pon ilusión y ganas para afrontarlo.

date

mensajes

positivos

Guía práctica de técnicas de estudio

PLANIFICACIÓN DEL TIEMPO Y TAREAS Uno de los principales errores que comete un estudiante, es no organizar adecuadamente su tiempo de trabajo y las tareas que realiza diariamente. Seguro que te han dicho en más de una ocasión que llevar las tareas al día es esencial para que tu rendimiento académico sea positivo, y seguramente que habrás sido consciente de las consecuencias que tiene no planificarse adecuadamente las tareas con tiempo, dejando todo para última hora. En estas ocasiones, cuando el tiempo se nos echa encima, la presión y el agobio hace que nuestras “pilas” se carguen al 100% y demos de sí todo lo que podemos, llegando a finalizar, en ocasiones, las tareas con éxito, y en otras ocasiones, con menos suerte, obteniendo resultados poco gratificantes. Cuando los resultados son positivos, la tendencia es a repetir la misma acción una y otra vez, hasta que en algún momento el método deja de funcionar y empezamos a sentirnos mal con nosotros mismos, porque sabemos que disponemos de la capacidad para hacerlo bien, pero no hemos sido capaces de organizarnos adecuadamente y conseguir alcanzar el resultado que nos hemos propuesto. Este es el momento en el que tienes que ser consciente de que has de romper con esa rutina tóxica que está provocando que bajes tu rendimiento y te pongas manos a la obra para mejorar tus hábitos. En esta guía te voy a dar consejos para que sepas organizar mejor tu tiempo y tus tareas, pudiendo mejorar tu rendimiento académico. o

Cómo planificar las tareas:

Te recomiendo comenzar la sesión de estudio clasificando las tareas según el nivel de dificultad de cada una. Una vez estén clasificadas las tareas por nivel de dificultad, establecerás el orden de realización. Lo harás de la siguiente manera: o

1ª tarea: será aquella que no te resulte ni demasiado fácil, ni sea la más difícil.

o

2ª tarea: continuarás con aquella tarea/s que te resulten más complicada/s.

o

3ª tarea: finalizarás la sesión con la tarea que te resulte más fácil.

1. Dificultad media. 2. Dificultad alta. 3. Dificultad baja.

Guía práctica de técnicas de estudio Al igual que cuando haces deporte, el cerebro necesita previamente un calentamiento para después poder rendir al máximo. Finalmente, realiza la tarea más fácil, pues ya estarás más cansado y te costará más concentrarte y mantener la atención. Una vez ordenadas las tareas, el siguiente paso es planificar cómo has de trabajar cada una de las ellas. Para ello debes seguir los siguientes pasos: Con cada una de las tareas has de: o o o

Repasar las tareas anteriores y ponerte al día (repasa lo que hiciste ayer, antes de ayer, etc.) Realizar la tarea de hoy. Repasar la tarea realizada, una vez finalizada.

o Cómo planificar el tiempo: Una vez que ya tengas las tareas organizadas, el siguiente paso es calcular el tiempo estimado que te llevará la realización de cada tarea (en minutos), para poder planificar el tiempo de la sesión de estudio de la manera más eficiente. Ejemplo: Ejercicios de matemáticas: tardaré….30 minutos aproximadamente. Ejercicios de inglés: tardaré…15 minutos más o menos. Estudiar naturales: tardaré…45 minutos aproximadamente. Una vez que ya hayas calculado cuánto tiempo vas a tardar en realizar cada una de las tareas, ponte objetivos de realización, para cumplir con los tiempos estimados. Si has estimado que puedes tardar 30 minutos aproximadamente en realizar los ejercicios de matemáticas, comprométete a terminar la tarea en ese intervalo de tiempo, intentando no demorarte demasiado.

o

Planificar las horas de estudio:

La planificación es uno de los aspectos más importantes, y probablemente uno de los que resulta más complicado de gestionar para los estudiantes. Para que tu trabajo pueda ser efectivo has de aprender a organizar el tiempo libre que tienes, dando prioridad a las tareas académicas diarias, y reservando el tiempo diario necesario para ellas. Resulta imprescindible que aprendas a priorizar actividades y sepas diferenciar entre aquellas actividades que son importantes, las que son urgentes y las que no

Guía práctica de técnicas de estudio corren tanta prisa y que por tanto puedes prescindir de ellas en momentos determinados. Para organizar tu tiempo de estudio, te recomendamos que sigas los siguientes pasos: o

Primero: deberás marcarte un tiempo de estudio diario en función de la cantidad de tareas que tengas. Por ejemplo: 2 horas al día. Si el volumen de actividades que estás viendo en clase, así como el temario del que dispones, es amplio, el tiempo que le dediques deberá de ser superior a estas 2 horas al día. Por tanto, tienes que adaptar tu tiempo de estudio diario a la cantidad y volumen de tareas.

o

Segundo: Organiza las tareas por nivel de dificultad y calcula el tiempo aproximado que tardarás en realizar cada tarea.

o

Tercero: Planifica descansos periódicos. No es recomendable pasar demasiado tiempo seguido realizando tareas, así que lo que tienes que hacer es planificar descansos. De esto hablaremos más detenidamente a continuación.

o

¿Cómo planificar los descansos?

Puedes seguir cualquiera de estos dos métodos para programar los descansos: o

Método 1: Realizar un descanso al terminar cada tarea. Puedes emplear este método siempre y cuando dicha tarea haya requerido la dedicación de un tiempo y/o esfuerzo prudencial. No tiene sentido que hagas un descanso al terminar de realizar una tarea que solo te ha ocupado 15 minutos y además no te ha supuesto mucho esfuerzo.

o

Método 2: Realizar un descanso cada “X” tiempo de trabajo. Es decir, plantéate un descanso cuando hayan pasado, 45 minutos, por ejemplo.

Lo ideal es que vayas combinando el tiempo de trabajo, los descansos y la organización de tareas, de forma semejante al ejemplo que aparece en el gráfico.

Es conveniente que comiences con un intervalo no muy amplio de tiempo, realices un breve descanso y continúes con un intervalo mayor de tiempo a la vez que subes el nivel de dificultad de las tareas, y finalmente termines con tareas más fáciles, o que te supongan menor esfuerzo.

Guía práctica de técnicas de estudio Esto traducido a una sesión en la que únicamente estudies una asignatura, consistiría en: 1. Comenzar

repasando tareas anteriores y realizar una lectura comprensiva, e incluso aplicar la técnica del subrayado. 2. Subir el nivel de dificultad y trabajar a fondo el contenido de lo que tienes que estudiar. 3. Finalmente repasar aquello que has estudiado. Puedes adaptar los tiempos en función de tu capacidad para mantener la concentración y permanecer activo en la tarea. Uno de los aspectos en los que tienes que tienes que fijarte a la hora de realizar un descanso, es precisamente ese, la concentración. Has de saber, que generalmente la mayor parte de la capacidad para mantener la concentración se consume aproximadamente a los 45 minutos de comenzar la tarea, por tanto, no programes intervalos de estudio superiores muy superiores a estos 45 minutos, pues la atención se diluirá y tu rendimiento bajará considerablemente. Es mejor, que cuando notes que baja tu capacidad para mantener la concentración, hagas un breve descanso y repongas fuerzas. Simplemente con 5 o 10 minutos de descanso en los que despejes tu mente, podrás continuar trabajando la materia con energía renovada.

Consejos para los descansos: o

Si no tienes un hábito de estudio constante, haz descansos más seguidos y poco a poco ve ampliando tu tiempo de estudio y reduciendo los descansos.

o

Ten en cuenta cómo te sientes física y mentalmente. Si estás muy cansado o no te encuentras bien, es posible que tengas que realizar un descanso antes de la hora programada. Por el contrario, si te encuentras con energía, es posible que puedas aguantar más tiempo antes de realizar un descanso.

o

No realices un descanso cuando estés muy concentrado en la tarea, sigue hasta terminarla o hasta que comiences a cansarte.

o

Durante los descansos, sal fuera del lugar de estudio, deja abierta la puerta para que se ventile la habitación y se oxigene el aire.

o

En periodos de exámenes, cuando la carga de trabajo es muy grande, tómate cada día un descanso amplio para relajar la mente. En estos descansos, te recomendamos que te dé el aire, hagas algo de ejercicio o salgas a desconectar tomándote algo con algún amigo o familiar. Quedarte encerrado en casa, no te aportará lo que necesitas para desconectar, renovar energía y oxigenar el cerebro.

Guía práctica de técnicas de estudio

o

Herramientas de planificación del tiempo y tareas.

Para organizar tu tiempo de estudio puedes ayudarte de diferentes herramientas prácticas que te facilitarán el trabajo, y con las que lo verás todo mucho más claro. Se trata de recursos con los que podrás visualizar el tiempo del que dispones, la cantidad de tareas, etc. y así organizarte de forma eficaz haciendo previsiones del tiempo / tarea. Esto será muy positivo pues podrás anticiparte y evitar atracones de última hora. o

Agenda

La agenda es una herramienta muy útil para organizar las actividades cotidianas. Si te acostumbras a utilizarla a diario e ir apuntando cada día lo que realizas y las actividades pendientes con fecha marcada, te resultará muy sencillo planificar tu tiempo.

o Etiquetas o pegatinas. Úsalas como recordatorios para no olvidar fechas o tareas pendientes.

o Calendarios mensuales y/o semanales Un calendario mensual en el que ir apuntando lo que tienes que hacer cada día, es un recurso que te vendrá fenomenal para organizar tu tiempo y tareas eficazmente, sobretodo en épocas de mucha actividad (ejemplo: final de evaluación o cuando tienes muchos exámenes), en las que la buena planificación es clave para lograr el objetivo propuesto. Ventaja: permite tener una visión más amplia del tiempo del que dispones para cada actividad y de las tareas pendientes de realizar.

Guía práctica de técnicas de estudio

A continuación tienes dos ejemplos de cada una: Calendario mensual. Aquí te muestro una plantilla de planificación mensual. Válida para cualquier mes. Simplemente tienes que completar los cuadritos pequeños que aparecen en cada cuadro con los días del mes correspondientes (1, 2, 3, 4, 5…) Seguidamente podrás marcar cada día las tareas que tienes que realizar y comprometerte a cumplirlo. Al final de la guía, te facilito una plantilla para que puedas utilizar.

Horario semanal: Aquí te muestro una plantilla de planificación semanal. Válida para cualquier semana. Te permite planificar las tareas a lo largo de la semana. Al igual que el horario mensual, resulta muy útil en semanas de mucha actividad, en las que la organización y el reparto de tareas el clave. Al final de la guía, te facilito una plantilla para usar.

Guía práctica de técnicas de estudio

SEMA o

Horarios de estudio

Como ya sabes, la organización del tiempo es algo esencial, por lo que planificar las tareas que realizas durante cada día, resultará muy útil para conseguir la meta que te propongas. Un horario de estudio es semejante al horario de clase que utilizas para saber la forma en la que quedan distribuidas las horas de la semana en las que tendrás clase en cada una de tus asignaturas. En el caso del horario de estudio, te servirá para distribuir a través de él todas las actividades con las que cuentas en tu tiempo libre, incluyendo en este, el tiempo que dedicas a estudiar, realizar deberes, trabajos de clase, etc. En el horario deberás apuntar todas y cada una de las actividades que tengas cada día (baloncesto, academia de inglés, etc.) Una vez tengas todas las actividades en su franja horaria establecida, podrás visualizar con mayor facilidad con cuánto tiempo dispones cada día para el estudio y si éste es suficiente o no. En este momento, reserva el espacio de tiempo diario que dedicarás al estudio. Utiliza diferentes colores para cada tipo de actividad. Aquí tienes un ejemplo de un horario de estudio. Como ves es un horario que podría adaptarse a estudiantes que normalmente tengan sus clases oficiales por la mañana y dispongan de la tarde y los fines de semana para estudiar y/o hacer otro tipo de actividades. Al final de la guía, te facilito dos modelos de horario de estudio.

Guía práctica de técnicas de estudio

A continuación, te facilito un ejemplo de horario de estudio con actividades ubicadas en una franja horaria, y diferenciadas por colores. ¡Anímate y haz el tuyo propio!

o

Plantilla de notas

Es conveniente que vayas haciendo un registro de las notas académicas que vas obteniendo, para tener más conciencia de cómo está siendo la trayectoria del curso académico. Cada vez que te den una nota de examen, trabajo, actitud en clase, etc. no te olvides de apuntarla. Esto puedes hacerlo, reservando una página de tu agenda, en un cuaderno, dispositivo digital o en una tabla similar a la que te muestro a continuación.

*Cualquiera de estas herramientas, puedes utilizarlas también a partir de tu dispositivo móvil o tablet, con las aplicaciones de agenda, notas, etc. o instalándole alguna aplicación específica. Lo más importante es que adquieras el hábito de planificar tu tiempo y programar tareas.

Guía práctica de técnicas de estudio

o

Organización de la sesión de estudio.

Iniciar una sesión de estudio requiere un mínimo de organización. Probablemente te hayan surgido las siguientes preguntas ¿Por dónde empiezo? ¿Cómo lo hago? ¿Cuánto tiempo estoy? Etc. Al empezar una sesión de estudio has de organizar las tareas, es decir, establecer el orden en el que trabajarás por grado de dificultad. Para ello, ya sabes que previamente deberás consultar tu agenda, calendarios, etc. y preparar los materiales necesarios cada día. Una vez tengas este paso hecho, el siguiente será organizar el tiempo global que vas a destinar a cada una de las tareas y cómo vas a trabajarlas. Lo primero que tienes que hacer es pensar en qué momento del día realizarás tus tareas y calcular el tiempo que necesitarás para realizarlas al completo (Horario de estudio). En segundo lugar, tendrás que distribuir las tareas en esa franja de tiempo y planificar tu sesión de estudio cada día. Te lo explico detenidamente: Tiempo de estudio: o

Busca un intervalo de tiempo para el estudio diario. (2 horas, 3 horas, etc)

o

Te aconsejo que sea todos los días a la misma hora.

Si tu horario de estudio es por la tarde te aconsejo que: o

Preferiblemente, elijas horas a media tarde (entre las 5 y las 8).

Si tu horario de estudio es por la mañana, te aconsejo que: o

Preferiblemente lo hagas después de haber desayunado y te encuentres despejado y espabilado para estudiar.

Si tienes flexibilidad para escoger tu horario de estudio, porque dispones de tiempo suficiente (estas de vacaciones, estudias a distancia, etc.) te recomendamos que elijas la franja del día en la que mejor puedas rendir, cuando tu mente se encuentre más activa y puedas aprovechar de manera más efectiva el tiempo que dediques. Eso sí, programa con tiempo tu estudio, lo que no has hecho en tres o seis meses, no podrás hacerlo en dos días. Si pretendes asimilar demasiada información

Guía práctica de técnicas de estudio en poco tiempo, estarás sobrecargando tu memoria y tu capacidad de concentración. La memoria necesita tiempo para asimilar y consolidar nuevos conocimientos. Pero también debes saber, que hay algunas horas del día en las que es más complicado rendir adecuadamente. o

Horas inmediatamente posteriores a la comida: Al comer iniciamos el proceso de digestión y gran parte de nuestra energía se emplea en ello. Como consecuencia, los niveles de atención son más bajos y te costará mucho más concentrarte y rendir en aquellas tareas que requieren máxima concentración y un trabajo intelectual más intenso. Por ello, te recomiendo que estas horas las emplees para la realización de tareas más sencillas y dinámicas, que no supongan demasiado esfuerzo mental.

o

Horas nocturnas o últimas horas del día: En las últimas horas del día también te costará mayor esfuerzo concentrarte, pues después de todo el día, la mente estará cansada y sobrecargada de información. A estas horas, sí que resulta interesante realizar repasos del material, pues toda aquella información que entre en tu mente inmediatamente antes de irte a dormir, será reforzada a través del sueño. Cuando dormimos, el sueño activa aquellas regiones cerebrales que han estado activas durante el día, haciendo que se asienten mejor los conocimientos y podamos recordarlos con mayor claridad y exactitud al día siguiente.

Secuencia de planificación:

Guía práctica de técnicas de estudio –

Tips para crear hábitos de estudio.

1. Realiza descansos periódicos cuando estudies, no sobrecargues tus sesiones de estudio. 2. Elabora horarios y calendarios de estudio para gestionar eficientemente tu tiempo y tareas.

3. Intenta estudiar siempre a la misma hora, de esta forma crearás una rutina y te costará menos esfuerzo abordar tus sesiones de estudio. 4. Marca objetivos y metas claros con respecto al horario de estudio y tus retos académicos y personales. Comprométete a cumplir con ellos y prémiate cuando consigas alcanzarlos.

5. No dejes las cosas para el último momento, de esta forma te costará mucho más esfuerzo gestionar tu tiempo y llegar a cumplir con tus objetivos académicos. 6. Comienza trabajando aquellas materias que supongan mayor esfuerzo, pues al inicio de la sesión de estudio, tu capacidad de concentración es mayor. Por el contrario, deja para el final las tareas más fáciles.

7. Gestiona eficazmente las distracciones. Elimina de tu entorno aquellos elementos que puedan distraerte. 8. Prioriza las actividades cotidianas. Tienes que aprender a diferenciar entre aquellas actividades que son urgentes, las que son importantes y las que pueden esperar. Es importante que gestiones tu tiempo atendiendo a prioridades.

9. Consulta las dudas que puedan surgirte con respecto a tus tareas y busca ayuda cuando lo necesites. 10. Mantén una actitud positiva frente a tus estudios. La actitud es determinante para la motivación pues te da la energía que necesitas para alcanzar tus retos.

Guía práctica de técnicas de estudio

Guía práctica de técnicas de estudio

PROCESO DE ESTUDIO El proceso de estudio consta de las siguientes fases:

Para que el estudio sea de calidad, hay que seguir el proceso de estudio en el orden que se establece: o o o o o

Primera fase: Lectura, que comprende la prelectura inicial y la lectura comprensiva. Segunda fase: Aplicación de la técnica del subrayado y la estructuración de las ideas del texto. Tercera fase: Aplicación de técnicas de síntesis para la organización, comprensión, asociación y representación de las ideas principales. Cuarta fase: Memorización de datos, aplicando diferentes procedimientos y reglas mnemotécnicas. Quinta fase: Planificación de repasos periódicos y autoevaluación del conocimiento adquirido.

Voy a explicarte detenidamente cómo has de aplicar este método de estudio, qué técnicas y estrategias has de seguir para sacarle el máximo rendimiento a tus horas de estudio y cómo aplicar cada una de las técnicas de forma práctica a través de ejemplos.

Guía práctica de técnicas de estudio

PRIMERA FASE: LECTURA La lectura es la fase más importante en el estudio. Por ello, ser un buen lector facilita mucho el trabajo a un estudiante. El proceso lector en el estudio es el pilar principal para poder estudiar con éxito y alcanzar los mejores resultados académicos. Cuando la lectura comprensiva falla, es decir, el estudiante lee pero no comprende adecuadamente lo que está leyendo, todo el trabajo posterior que realice será de muy mala calidad, puesto que no será capaz de sintetizar ideas, estructurar correctamente el contenido de cada texto y diferenciar ideas principales de ideas secundarias, lo cual le llevará directamente a memorizar repitiendo cada frase como un loro, sin atender a su significado. De esta manera cae en el error de utilizar su memoria como único recurso para aprender y esto puede provocar que a la hora de querer recordar la información aprendida, su mente se bloquee y sea incapaz de recordar nada. ¿Alguna vez te has visto en esta situación? No es lo mismo “aprender de memoria” que “memorizar”. Aprender de memoria consiste memorizar repetitivamente cada frase sin reparar en comprenderla y entenderla. Memorizar consiste en realizar un trabajo previo de comprensión y entendimiento del texto para diferenciar entre aquello que se entiende perfectamente y se puede explicar con palabras propias, y aquello que inevitablemente se tiene que memorizar y grabar en la memoria. Esta es probablemente la clave de éxito de la mayoría de los buenos estudiantes, ser un buenos lectores. Para poner en práctica esta preciada habilidad que te facilitará tu trabajo como estudiante, lo que tienes que hacer es practicar la lectura regularmente con aquellos materiales que más te gusten, ya sean novelas, comics, artículos de internet, revistas, etc. Lee, porque leyendo estimularás la comprensión, el vocabulario, la imaginación, la creatividad, etc. que son habilidades que has de poner en práctica cuando estudias. Esta primera fase de lectura, consta de dos partes: –

Primera parte: PRELECTURA.

Es la lectura inicial del contenido completo que hayas fijado estudiar cada día. Lo ideal es que cuando comiences tus sesiones de estudio, realices una lectura general y completa de todo el contenido. Si vas a comenzar a estudiar un tema nuevo, lo mejor es que leas el tema al completo y después fracciones el contenido para posteriores sesiones de estudio. Una vez fraccionado el contenido, cuando comiences la sesión de estudio diaria, te recomiendo que lo primero que hagas sea realizar una lectura general de la parte del contenido que cada día te has propuesto trabajar.

Guía práctica de técnicas de estudio

Para ello lee todo el texto o tema completo con el objetivo de detectar la idea principal del texto. Una vez finaliza la lectura general, pregúntate ¿Qué he leído? Y reserva algunos minutos a reflexionar sobre qué has leído. –

Segunda parte: LECTURA COMPRENSIVA.

Segunda lectura que se ha de realizar de forma más detenida. En la lectura comprensiva debes prestar la máxima atención, para comprender claramente el contenido del texto y su estructura. Para que la lectura sea comprensiva se han de entender perfectamente: o o o

El significado de todas las palabras. El significado de cada frase al completo. Captar la idea que nos transmite cada párrafo y el texto al completo.

La atención y la concentración en la lectura son primordiales para captar adecuadamente toda la información y saber interpretarla correctamente. Para ello debes ir leyendo cada párrafo e ir analizando las ideas principales. o

¿Cómo se que no estoy comprendiendo lo que leo?

Cuando lees y no estás entendiendo nada, no sabes lo que te está transmitiendo el texto, párrafo o frase y por consiguiente regresas al principio y repites la lectura una y otra vez. o o o o o

¿Causas por las que no se comprende lo que se lee?

Falta de atención y concentración. Falta de vocabulario referente al contenido del texto. Escasez de conocimientos sobre el tema que se lee. Dificultades en el aprendizaje.

¿Cómo identificar la estructura del texto? Te lo explico en la página 39. o

Técnicas de lectura comprensiva:

1. Comprensión del significado de todas las palabras. Has de buscar en un diccionario aquellas palabras de las cuales no sepas su significado. 2. Realiza un ejercicio de razonamiento de lo que estás leyendo para intentar darle un sentido a la información que te transmite el texto.

3. Utiliza la imaginación. Al leer tienes que visualizar en tu mente el contenido de lo que lees. Tienes que hacer lo mismo que cuando lees una novela que recreas a través de imágenes mentales todo aquello que te transmite. Al estudiar tienes que intentar hacer lo mismo, visualizar y crear imágenes mentales sobre la información del texto.

Guía práctica de técnicas de estudio Si no tienes imágenes en tus apuntes: Busca imágenes en libros, Internet, vídeos, etc. Si la información es abstracta: Utiliza los esquemas, gráficos, mapas mentales, y demás técnicas que te enseñaré más adelante, creando tu mismo, un soporte visual sobre la información. 4. Asocia el contenido de lo que lees con lo que ya conoces. Recurre a todo tipo de información que haya en tu mente con la que puedas relacionar el contenido del texto. Puedes apoyarte en todo tipo de experiencias: personales, películas, imágenes, lugares, etc. 5. Presta mucha atención a las imágenes que acompañan a los textos, pues éstas te ayudarán a darle sentido a lo que lees. 6. Presta atención a los ejemplos que te facilitan las explicaciones. En muchas ocasiones el contenido es complicado de entender y resulta necesario asociar y reflexionar la explicación atendiendo a algún ejemplo dado.

7. Realiza preguntas al texto. Al finalizar cada texto o párrafo, pregúntate a ti mismo ¿qué he leído? e intenta expresar brevemente con tus palabras aquello que has leído. Si no sabes expresar nada, es que no lo has entendido. Una lectura comprensiva se consigue trabajando la asociación, relación y comprensión de todo lo que se está leyendo. 8. Aplica la técnica de la lectura fácil. Cuando las lecturas resultan complicadas de entender y el vocabulario que se utiliza es muy técnico, puedes aplicar estas técnicas para que tu lectura sea más fácil y comprensible.  Busca sinónimos de palabras complejas que te cueste entender y memorizar. Sustitúyelas o anótalas en el margen.  Simplifica frases. Esta técnica resulta de mucha utilidad. Consiste en buscar la manera de decir lo mismo pero con otras palabras más sencillas y anotarlo en el margen.  Simplifica palabras. Sustituyes palabras o expresiones complejas por otras más sencillas que vengan a decir lo mismo. Ejemplo: causalidad por causa de.  Simplifica verbos. Sustituye formas verbales complejas por otras más sencillas, que vengan a decir lo mismo. Ejemplo: reaprender por volver a aprender. –

Velocidad lectora

Tan importarte como la comprensión, es la velocidad lectora. El buen lector es aquel que es capaz de leer a gran velocidad y con la mayor comprensión y asimilación de lo que lee. Para ser un buen lector, hay que tener una buena visión (ver bien) y tener un campo visual amplio. En este aspecto toman relevancia el número de fijaciones (pequeñas paradas que hacen los ojos) al leer. Si son muchas, el campo visual es

Guía práctica de técnicas de estudio reducido. Si por el contrario el número de fijaciones es pequeño, el campo visual será más amplio. Consejos para ser un buen lector: o o o o o o o o

No muevas la cabeza al leer, únicamente mueve los ojos. No sigas la línea con el dedo al leer. Centra la vista en la parte superior de las palabras. Utiliza el atril. Amplia tu campo de visión. No vocalices, ni muevas los labios al leer. Lee en silencio. Leer el texto para comprenderlo bien.

o

Técnicas para mejorar la velocidad lectora:

1. Ampliar campo de visión: Intenta leer en un golpe de vista cada conjunto de palabras que se encuentran entre las barras ( / ). El Titanic fue / el mayor transatlántico británico / construido en los primeros / años del / siglo pasado. Tras zarpar / de Southampton en / dirección a Nueva York, el 10 de abril de 1912, / cuatro días después, / chocó contra un iceberg y / lentamente comenzó a / inundarse hasta hundirse por / completo en el océano. Este hecho / se convirtió en una de / las mayores tragedias del transporte marítimo / hasta la fecha. A bordo del barco / viajaban 2223 personas / de las cuales fallecieron 1514. / Este naufragio conmocionó / al mundo entero por el elevado / número de fallecidos. 2. Letras desordenadas: Lee deprisa: Sgeún ha cmoprabodo una unevirsdiad inelgsa, praa leer bein una plaabra, batsa con que etsén bein la pimrera y la úmltia lrtea de esa pabalra, anuuqe las dmeás ltreas etsén doserdaneads. ¡Soprernendte!

Guía práctica de técnicas de estudio

3. Ampliar campo de visión: Para leer más rápido, resulta muy útil leer párrafos y textos que sean estrechos como el siguiente texto, ¡Practica un poco!

La vida de Mozart.

Mozart nació en Salzburgo, Austria, el 27 de enero de 1756. Sobre el año 1760 aprendió a componer y a tocar el clave y el violín. Cuando tenía 6 años ya dominaba el solfeo. Compuso sus primeras obras a finales de 1761 y el 1762 viajó a Múnich para ser presentado ante la corte. Con tan solo 7 años tocó ante la emperatriz María Teresa. En 1766 compuso su primera ópera sacra. En 1769 fue nombrado Konzertmeister de la corte del Arzobispo y

comenzó a viajar asiduamente a Italia y París. Mozart fue conocido principalmente por su talento prodigioso a su temprana edad, convirtiéndose en uno de los músicos más importantes de la historia. En total compuso más de 600 obras, entre las que destacan: La flauta mágica, Réquiem, La bodas de Fígaro o Don Guiovani, entre otras. A sus 35 años y de forma inesperada falleció en Viena.

4. Rapidez lectora: Lee las siguientes frases. ¿Cuál has sido capaz de leer mejor? Quédate con la idea que te dice la frase.

Guía práctica de técnicas de estudio

SEGUNDA FASE: SUBRAYADO Y ESTRUCTURACIÓN DEL TEXTO Una vez que ya has realizado una lectura comprensiva y has entendido perfectamente el texto, podrás pasar a aplicar la técnica del subrayado y al mismo tiempo estructurar las ideas que transmite, con el objetivo de organizar, asociar y comprender correctamente el conjunto de ideas que transmite el texto, cuestión que resulta imprescindible para elaborar posteriormente cualquiera de las técnicas de síntesis que aprenderás en esta guía (esquemas, mapas conceptuales, cuados sinópticos, etc.) La técnica del subrayado se aplica después de haber realizado la primera lectura rápida y la segunda lectura comprensiva, siempre y cuando hayas entendido perfectamente el texto. Si tras haber leído el texto dos veces, aún no has conseguido comprenderlo, tendrás que seguir leyendo hasta que lo consigas.

Cómo subrayar.

Subrayar consiste en marcar con una línea o sombreado, las palabras, datos o frases que tengan mayor relevancia en el texto. El subrayado lo has de realizar llevando a cabo una lectura detenida párrafo a párrafo, buscando esencialmente las ideas principales, las secundarias y los detalles relevantes del texto. Para saber si el subrayado está bien hecho, te bastará con leer únicamente la parte que está subrayada. Si esto tiene sentido, no falta información relevante y se entiende correctamente, el subrayado está bien hecho. Si por el contrario, al leerlo tienes la impresión de que falta información y no consigues encontrarle sentido al cien por cien, tendrás que repasar lo subrayado y corregir los errores cometidos. o

Qué subrayar:

A la hora de subrayar, tienes que saber detectar la información relevante del texto, dejando de lado toda aquella información de la cual puedes prescindir. Tema: Todo texto tiene un tema principal, que es la idea general, es decir, la cuestión de la que está hablando y que generalmente va a coincidir o tiene mucho que ver con el enunciado del texto. El tema se resume en dos o tres palabras. Ideas principales: Una vez que ya sabes cuál es el tema principal del texto, tendrás que ir localizando de forma detenida las ideas principales del texto. Estas ideas son los diferentes subtemas que aborda el texto y que se pueden diferenciar claramente.

Guía práctica de técnicas de estudio Ideas secundarias: Es aquella información que complementa o explica con mayor detalle las ideas principales. Detalles relevantes: Información destacada dentro del desarrollo de las ideas secundarias. Palabras clave: Las palabras clave, son palabras que cobran especial relevancia en un texto. Es necesario que las identifiques y las destaques de forma distinta al método que utilices para el subrayado general. Como por ejemplo, rodeándolas con círculos o cuadrados o destacándolas en algún color más llamativo. Como ejemplos de palabras clave, te destaco las siguientes:

También son palabras clave, las palabras introductorias de los conceptos o definiciones. Ejemplo: Fotosíntesis es el proceso por el cual las plantas transforman la materia inorgánica en materia orgánica rica en energía. La palabra introductoria del concepto es “fotosíntesis”, por tanto has de destacarla con un color diferente, para que predomine sobre el del resto del subrayado. Como palabras clave, también pueden ser aquellas palabras que definen diferentes aspectos de los que trata un texto y que nos ayudan a dividir el texto en secciones, localizando claramente la estructura que sigue. o

Tipos de subrayados:

A la hora de comenzar a aplicar esta técnica tendrás que elegir entre uno de estos dos métodos: 1. Subrayado de diferentes colores: Si decides emplear este tipo de subrayado, tendrás que elegir al menos dos colores diferentes.  

Un color para el subrayado general: ideas principales, ideas secundarias y detalles relevantes. Un color para destacar las palabras clave.

Guía práctica de técnicas de estudio

Por ejemplo: El color amarillo para la el subrayado general y el verde para las palabras clave.

2. Diferente tipo de subrayado: Si decides emplear este tipo de subrayado, tendrás que subrayar de la siguiente manera:  

Un tipo de línea para el subrayado general: Ideas principales, ideas secundarias y detalles relevantes. Un tipo de línea diferente para destacar las palabras clave.

Por ejemplo: Con una línea sencilla el subrayado general y rodear con un círculo o cuadrado las palabras clave.

Si lo prefieres puedes combinar ambos subrayados o crear tu propio estilo. Lo más importante de todo es que te quedes con la idea principal: Un tipo de subrayado para destacar toda la información que es relevante y otro tipo de subrayado distinto para marcar las palabras clave.

Guía práctica de técnicas de estudio o

Errores en el subrayado:

Existen errores comunes a la hora de subrayar que debes evitar cometer. Son los siguientes: 1. Subrayar sin haber realizado previamente una lectura completa del contenido: Si no lees el texto antes de ponerte manos a la obra con el subrayado, no apreciarás las diferencias entre las ideas principales, las secundarias y la información complementaria. De esta forma el subrayado será de mala calidad. 2. Subrayar en exceso: Subrayar consiste en exprimir el texto y quedarse con la esencia, eliminando toda aquella información que no es importante. A la hora de subrayar únicamente has de subrayar ideas principales, ideas secundarias y palabras clave.

Cómo estructurar el texto.

Una vez hayas realizado el subrayado y tengas localizadas todas las palabras clave, prácticamente tendrás el texto estructurado y a simple vista te quedará muy claro cuál es la estructura y secuencia de ideas que sigue.

Guía práctica de técnicas de estudio A veces, los textos dan detalles, características o incluyen secuencias o listados de ideas que no vienen numeradas ni aparecen con puntos, guiones, letras en orden alfabético, etc. En este caso, resulta útil enuméralas para tener más clara la cantidad de elementos que comprende. Esto evitará que a la hora de recordar el listado de elementos, te olvides de alguno sin darte cuenta. A continuación te mostramos con dos ejemplos qué puedes hacer en estos casos: El texto inicial: Características del clima mediterráneo. El clima mediterráneo se caracteriza por tener un invierno templado y cálido, aunque en ocasiones viene acompañado de olas de frio que provocan la bajada de temperaturas, incluso llegando a nevar en algunos lugares. Por lo general es un clima seco, en el que no llueve mucho. Cuando llueve suele hacerlo en los meses de otoño. Las primaveras son agradables y los veranos muy calurosos y secos llegando a alcanzar los 40ºC. Ejemplo 1: Subrayar y detectar las características que nombra el texto y poner un número a cada una. De esta forma las tendrás numeradas y destacadas en el texto. Texto: El clima mediterráneo se caracteriza por tener 1.un invierno templado y cálido, aunque en ocasiones viene acompañado 2.de olas de frio que provocan la bajada de temperaturas, incluso llegando a nevar en algunos lugares. Por lo 3.general es un clima seco, en el que no llueve mucho. Cuando llueve suele hacerlo en los meses de otoño. Las 4.primaveras son agradables y los 5.veranos muy calurosos y secos llegando a alcanzar los 40ºC. Ejemplo 2: Si el texto es complejo y poco estructurado, puedes extraer la información relevante y elaborar un listado con los elementos que comprende. Listado de características: 1. 2. 3. 4. 5.

Los inviernos son templados y cálidos. A veces se producen olas de frio. Generalmente es un clima seco. Llueve solo en otoño. Las primaveras son cálidas. Los veranos son muy calurosos.

Guía práctica de técnicas de estudio o

Anotaciones al margen

Otro recurso que puedes utilizar para estructurar los textos, es añadir anotaciones en los márgenes, para visualizar con mayor rapidez la estructura de ideas que comprende cada texto. Al igual que puedes anotar palabras clave, también te resultará interesante anotar lo siguiente: o o o

Definiciones, significados o sinónimos de palabras complejas. Explicaciones breves de algún párrafo. Enlaces a otras páginas o materiales que contengan información relacionada.

o

Signos y flechas.

Pag. 24

También te puede resultar interesante la utilización de diferentes signos o dibujos para resaltar conceptos y partes de los textos que resultan de mayor interés. Para ello puedes utilizar los siguientes elementos:

¡ Para relacionar conceptos o ideas puedes integrar flechas.

Guía práctica de técnicas de estudio

TERCERA FASE: TÉCNICAS DE SÍNTESIS En el momento en el que ya tienes el texto estructurado, te resultará más fácil la aplicación de técnicas para sintetizar la información. Este tipo de técnicas se utilizan para organizar la información, asociarla y comprenderla, dándole un soporte visual que te vendrá fenomenal a la hora de memorizar. ¿Porqué organizar la información? Es imprescindible que organices la información correctamente en tu memoria. Organizar y estructurar la información cuando estés trabajando los textos, tiene varias ventajas: o

A tu mente le costará mucho menos retener la información si está estructurada y tiene un sentido y una lógica.

o

Al haberla grabado con sentido y en un orden lógico, la información la recordarás con mayor exactitud y claridad.

Como puedes ver en la imagen superior, si no estructuras correctamente la información, tenderás a mezclar datos y la información estará mucho más confusa en tu mente. Esto lo que provoca es que a la hora de querer recuperar la información, por ejemplo en un examen, se olviden datos, se mezclen unas ideas con otras y por consiguiente cometas errores a la hora de contestar a las preguntas del examen. Por tanto, ya sabes, dedica un tiempo en tus horas de estudio a: o o o o

Comprender y darle sentido a aquello que lees. Subrayar seleccionando aquello que es relevante en el texto. Detectar todas las palabras clave que aparecen en el texto. Estructurar correctamente el texto, definiendo las partes que lo componen.

Guía práctica de técnicas de estudio

Diferentes técnicas de síntesis:

A lo largo de esta guía te voy a enseñar a elaborar diferentes representaciones gráficas para la organización y asociación de las ideas: o

o o o o o o

Esquemas. o Llaves o Índice o Mapa conceptual o Mapa mental Cuadro comparativo o sinóptico. Líneas temporales. Secuencias y procesos. Gráficos y dibujos. Resumen. Listas de conceptos y fórmulas.

o

Esquemas.

El esquema es el esqueleto o estructura del tema. Si ya tienes subrayadas las ideas principales y secundarias, la realización del esquema será relativamente fácil, pues consiste en agruparlas y establecer categorías conforme a los diferentes aspectos de los que te hable el texto. Hay diferentes tipos de esquemas: de llaves, por puntos, etc. o

Pasos a seguir para hacer un esquema: 1. Antes de comenzar a hacer el esquema tienes que haber leído comprensivamente, subrayado y estructurado el texto. 2. Visualizar detenidamente y con atención la estructura del texto. 3. Organizar la información por categorías, yendo de lo más general a lo más específico.

Guía práctica de técnicas de estudio 4. Elaborar un boceto del esquema, conforme a la categorización de ideas.

5. Elaborar el esquema. Para ello tendrás que elegir un modelo entre los diferentes diseños que hay. Esquema en forma de índice

Mapa conceptual

Guía práctica de técnicas de estudio

Esquema de llaves

o

Mapa mental

Cuadro comparativo o sinóptico

Es otra herramienta de clasificación de ideas de forma gráfica. En este caso a través de un cuadro. Nos permite estructurar los datos por categorías y resulta muy útil a la hora de establecer diferencias y comparaciones entre unas ideas y otras. A continuación, tienes un ejemplo sobre algunas de las diferencias que existen entre animales vertebrados y animales invertebrados.

Resulta muy útil que lo utilices en aquellas situaciones en las que observes comparaciones entre diferentes temas. Como por ejemplo presencia de varios autores con diferentes características cada uno, cuando tengas que establecer diferencias y similitudes entre diferentes contextos temporales, etc. o

Líneas temporales:

Cuando estés estudiando eventos o fechas, será de utilidad que realices una recopilación de las fechas que tienes que aprender y elabores un gráfico temporal donde distingas las fechas por colores. Puedes añadir algún dibujo que caracterice a cada fecha. Aquí te muestro como ejemplo un gráfico que recopila eventos importantes que tuvieron lugar durante el siglo XX.

Guía práctica de técnicas de estudio

o

Secuencias y procesos.

En aquellas ocasiones en las que en tus apuntes aparezcan secuencias, etapas o procesos puedes organizar la información y crear un soporte visual del siguiente estilo. Fases de la luna

o

Gráficos y dibujos.

Puede resultarte muy útil la realización de otro tipo de gráficos personales o dibujos que te ayuden a entender, asociar, relacionar y razonar la información con la que estés trabajando. Te animo a que siempre elabores un soporte visual del contenido que estés estudiando, ya sea aplicando las diferentes técnicas que te hemos explicado en esta guía, así como otras que tu personalmente puedas realizar a tu gusto. Recuerda que el estudio es personal, y que la creatividad y la imaginación, pueden resultar de gran ayuda para la comprensión, la memorización y el recuerdo de la información.

Guía práctica de técnicas de estudio

o Resumen: El mejor resumen que puedas realizar, lo harás una vez hayas leído bien el tema, subrayado y elaborado un esquema. En este momento habrás llegado a comprender el texto perfectamente y esto te permitirá ir enlazando ideas y explicarlas con tus palabras, elaborando así un resumen. Pues en realidad el resumen es eso, expresar las ideas del texto, relacionando y asimilando el contenido con nuestras propias palabras. Realizar resúmenes además te permite desarrollar mejor la capacidad de expresar ideas de forma escrita, una habilidad imprescindible en los exámenes de desarrollo. Aprender a expresar por escrito correctamente lo que quieres decir, es algo que debes practicar para desarrollar con éxito los exámenes. o

Listas de conceptos y fórmulas:

En ocasiones es conveniente extraer del texto definiciones y conceptos, ya sea porque hay gran cantidad de ellos o porque se encuentran camuflados y tenemos que saber localizarlos y elaborarlos nosotros mismos. En ambas ocasiones, resulta muy práctico elaborar una lista que recoja todos los conceptos que aparecen en cada tema, puesto que definiciones y conceptos son preguntas básicas en cualquier tipo de examen. Lo mismo puedes hacer, con las fórmulas. En aquellas asignaturas de matemáticas, física, química, etc. Cuando cuentes con diversidad de fórmulas a lo largo de tus apuntes, puede resultarte muy útil elaborar una lista con todas las fórmulas para tenerlas a mano y todas juntas. De esta forma, cuando tengas que repasar o realizar ejercicios, te será mucho más práctico de esta manera, pues no tendrás que estar buscando cada fórmula por tus apuntes. –

¿Cuándo utilizar cada técnica?

Como has podido comprobar, existen gran cantidad de técnicas de síntesis para organizar, asociar y comprender la información de los textos. Cada técnica tiene su función y se emplea en un momento determinado, dependiendo de cómo esté organizada la información en el texto y del tema que esté abordando. Es importante que las conozcas todas y sepas determinar en cada momento, qué técnica tienes que emplear para lograr el objetivo de comprender y asimilar de la forma más correcta, el contenido de lo que estudias, para que en tu mente la información esté ordenada, tenga un sentido y memorices los datos adecuadamente.

Guía práctica de técnicas de estudio A continuación te dejo una recopilación de ideas sobre cuándo tienes que emplear cada una de las técnicas:

Esquemas

Organizar las ideas por categorías para comprender la relación y asociación entre las mismas. Puedes emplear el esquema prácticamente para cualquier tipo de texto.

Cuadro comparativo

Organizar las ideas por conjuntos o tipos con el fin de estructurar la información que se compara. Puedes emplear el cuadro comparativo para contrastar diferencias y similitudes entre distintos temas.

Resumen

Sintetizar la información con el fin de reducirla a lo más relevante. Puedes emplearlo para cualquier tipo de texto.

Línea temporal

Ordenar de forma cronológica datos, fechas o eventos históricos con el objetivo de asimilar la correlación de datos. Puedes emplearlo siempre que te aparezcan datos de evolución temporal o histórica.

Secuencias

Ordenar la información secuencialmente cuando ésta siga un orden concreto. Puedes emplearla en secuencias, procesos, etapas, etc.

Gráficos y dibujos

Organizar la información para asimilarla correctamente dándole un soporte visual. Tendrás que buscar el gráfico que mejor se adapte al tipo de información del texto.

Guía práctica de técnicas de estudio –

Ejemplo práctico de la aplicación de las tres primeras fases. o

Primera fase: Lectura: Prelectura y lectura comprensiva. La vida en el Neolítico.

El Neolítico es uno de los periodos pertenecientes a la Edad de Piedra. Su nombre proviene del latín neos que significa nuevo y lithos que significa piedra, en conjunto viene a significar Edad de Piedra Nueva. Tuvo lugar entre 6 mil y 3 mil años antes de la nueva era. Este periodo se caracteriza por ser una etapa en la que tomó gran auge la actividad agrícola. Se produjo una gran transformación económica que obligaba a los agricultores a encontrar una actividad de subsistencia dirigida a la recolección de alimentos, el cultivo de plantas, etc. El hombre del Neolítico comenzará a domesticar animales, tales como la cabra, la oveja, vaca, caballo o cerdo, pues consideró más fácil domesticarlos que salir fuera a cazarlos, lo que desarrolló la actividad ganadera. Esto produjo una serie de cambios culturales. Dejaron de ser nómadas para convertirse en poblaciones más sedentarias dedicadas a la agricultura y ganadería, lo que favoreció el desarrollo de poblaciones compuestas por diversos grupos de humanos. Los hombres comenzaron a especializarse en actividades económicas, dividiendo las funciones entre hombres y mujeres. Las actividades de la época eran: ganaderos, agricultores, artesanos, elaboración de cerámica, tejidos o pulido de piedras. Más tarde se desarrollará la metalurgia, mediante la elaboración de cuchillos y puntas de flecha principalmente con sílex. Esto dará origen a la posterior Edad de los Metales. Otro rasgo característico del Neolítico, fue la aparición de las primeras manifestaciones religiosas, principalmente el culto a los muertos, a través de la elaboración de tumbas con grandes construcciones de piedra (menires), o el enterramiento de gente en vasijas de barro

Guía práctica de técnicas de estudio o

Segunda fase: Subrayado y estructuración del texto.

o

Tercera fase: Aplicación de técnicas de síntesis. Mapa conceptual.

Neolítico

Periodo de la Edad de Piedra

Características

Actividad Agrícola

Cultivo alimentos y plantas

Actividad Ganadera

Cambios culturales

Domesticar animales

De nómadas a vida sedentaria

Comienza la metalurgia

Primera manifestaciones religiosas

Culto a los muertos

Guía práctica de técnicas de estudio

CUARTA FASE: LA MEMORIZACIÓN Llegado a este punto, si has aplicado las tres primeras fases del método de estudio empleando las técnicas que en cada una de ellas te he ido detallando, te darás cuenta de que utilizando este método de estudio activo, práctico y dinámico, ya habrás conseguido grabar mucha información en tu memoria. Esto se debe, a que a lo largo de estas tres fases, has estado poniendo en práctica procedimientos de memorización que resultan necesarios para asimilar conocimientos, potenciando así el aprendizaje significativo y de calidad, permitiéndote acomodar la información en tu memoria durante mucho más tiempo. Por este motivo, a partir de este momento, el trabajo de memorización será mucho más sencillo y rápido, convirtiendo tu método de estudio en un método mucho más dinámico y activo. Como ya dije anteriormente, no es lo mismo aprender de memoria que memorizar. Aprender de memoria consiste en leer repetidamente la información para grabarla en la memoria sin entenderla, comprenderla, asociarla y asimilarla. El aprendizaje memorístico convierte tu método de estudio en una práctica monótona, aburrida y de mala calidad. Efectos del aprendizaje memorístico: o

No relacionarás en conjunto la información que te transmite el texto, sino que lo estarás haciendo de forma parcial y segmentadamente.

o

Al memorizar la información tal cual, sin comprenderla, tendrás mayor facilidad para olvidarla, o serás incapaz de recordarla y expresarla de cualquier otra manera.

o

No serás capaz de establecer comparaciones o asociaciones entre el conjunto de temas, y esto dificultará llevar a cabo cualquier ejercicio de razonamiento en un examen.

o

Crece la probabilidad de que se produzca un bloqueo mental en un examen.

Si por el contrario estudias razonando y comprendiendo la información, el aprendizaje será de mayor calidad. Estos son los efectos de un aprendizaje comprensivo y significativo: o

Serás capaz de analizar el tema en profundidad y lo comprenderás mejor en su conjunto.

o

Al poner en marcha un proceso de comprensión y razonamiento de la información, tendrás mayor facilidad para expresar la información con tus propias palabras.

Guía práctica de técnicas de estudio o

El aprendizaje significativo, da un sentido lógico a lo que aprendes y esto hará que la información perdure durante mucho más tiempo en la memoria.

o

Llegando a comprender, asimilar, relacionar y asociar todos los datos en conjunto, en caso de bloqueo en el examen, podrás salir airoso, puesto que serás capaz de explicarlo con tus propias palabras.

Por tanto, ya sabes, dedica tiempo a estudiar razonando la información, para llegar a interiorizarla con sentido y que tu aprendizaje sea de mayor calidad. A lo largo de las tres primeras fases del estudio pondrás en práctica algunos de los procesos de memorización imprescindibles para que el estudio sea comprensivo. El resto de procedimientos para la memorización de datos, podrás ponerlos en práctica a partir de esta fase. – Procedimientos de memorización: o

Asociación: Consiste en establecer una relación lógica entre lo que pretendemos memorizar y los conocimientos previos que ya se tienen sobre el tema. Para realizar asociaciones, tienes que echar mano de recuerdos, imágenes, sonidos, películas, series de televisión, libros, personas, ejemplos vistos en clase, etc., que estén relacionados con la información que te transmite el texto. De esta forma, conseguirás darle más sentido a lo que lees y esto te permitirá grabar la información en tu memoria más fácilmente y a posteriori recordarla con más claridad.

o

Imaginación: Imaginación y memoria van unidos. Por eso, utilizar la imaginación es de gran ayuda para obtener nuevos conocimientos. Resulta muy útil poner imágenes a todo aquello que pretendas aprender. Para ello, ayúdate de los siguientes recursos: 

Imágenes que acompañan a los textos.

Busca imágenes a través de Internet, libros, revistas, etc.

Asociar imágenes que tengas en tu mente, que tengan que ver con el tema.

Si la información es abstracta, elabora un soporte visual a través de esquemas, mapas conceptuales, mapas mentales, etc.

Guía práctica de técnicas de estudio

o

Doble codificación: Para retener mejor la información en la memoria, lo mejor es grabarla al menos de dos formas distintas. Por ejemplo, leerla en voz alta. De esta forma, la información se registra por dos vías diferentes: a través de la vista y a través del oído. Esto reforzará la capacidad para memorizarla. Otras opciones son escribir, grabar la lección y después escucharla, etc. Utiliza el método que mejor te funcione.

o

Organización de la información: Para que tu memoria grabe la información de forma correcta y con sentido, tienes que estructurarla y ordenarla previamente. A la memoria le costará menos retenerla y posteriormente recordarla si se ha grabado organizadamente. Para

ello, lo ideal

es clasificar la información que vas a aprender de tal manera que formen conjuntos

lógicos,

agrupándolos

según

sus

formas,

funciones,

características, significados, etc. Ejemplo: recopila todas las características sobre un tema y elabora un listado que se llame: características.

o

Repaso y repetición: La repetición desempeña un papel fundamental en la memorización. Pero no se trata de repetir sin sentido, es importante haber aplicado las técnicas anteriores poniendo en marcha estrategias de visualización, asociación, organización de ideas, etc. El repaso regular y activo a lo largo de varios días facilita la memorización, la asimilación y el posterior recuerdo.

Además de estas técnicas, también podemos aplicar reglas mnemotécnicas para la memorización de datos concretos. –

Reglas mnemotécnicas.

PALABRAS

NÚMEROS

Técnica de la cadena

Número palabra

Acrósticos

Número objeto

Asociaciones

Asociaciones

Guía práctica de técnicas de estudio A lo largo de este apartado verás diferentes técnicas de memorización, “trucos” que te resultarán útiles para memorizar listas de palabras o números. Este tipo de técnicas se llama reglas mnemotécnicas. Existen muchas reglas mnemotécnicas, pero yo te voy a enseñar algunas, las que pueden resultarte más prácticas en tu actividad académica. A partir de su conocimiento, podrás utilizar en cada caso, la que mejor te convenga, la que te resulte más práctica e incluso crear tus propias reglas mnemotécnicas personalizadas. Este tipo de técnicas harán que consigas crear asociaciones en aquellos datos en los que es difícil establecerlas y que inevitablemente hay que memorizar. De esta forma, conseguirás asimilar y grabar datos con mayor facilidad poniendo en marcha estrategias de imaginación, visualización y relación. Cuanto más creativo seas creando asociaciones, mejor. No importa que las asociaciones que crees sean ilógicas, sin sentido o surrealistas, lo más importante es que seas capaz de crearlas y cuanto más impactantes y originales sean, entrarán con mayor fuerza en tu memoria. o

Técnicas con palabras 1. Técnica de la cadena

Consiste en imaginar o ver los conceptos o palabras que tenemos que memorizar, utilizando todos los sentidos. Para ello tienes que visualizar la imagen y recrearla como si la tuvieras presente fijándote en su olor, sonido, gusto, tacto, etc. Pueden ser cosas reales y con sentido o fantásticas y surrealistas. Cuanto más original sea, más fácil te resultará recordarla. Pasos a seguir para aplicar la técnica: 1º. Comienza con la primera palabra, imagínatela como quieras. 2º Imagina la segunda palabra e intenta relacionarla con la primera, creando una historia, que puede tener o no sentido. 3º Continúa enlazando unas palabras con otras para crear tu historia. Ejemplo: Imagina que tienes que memorizar las siguientes palabras: Moto, Serpiente, Teléfono, Cuchara, Anillo, Guitarra

Guía práctica de técnicas de estudio Imagina que vas conduciendo una moto roja por un camino (imagínate el sonido de la moto, el aire que roza tu piel, si hace buen tiempo o llueve, etc.), de pronto frenas de golpe porque te encuentras una serpiente (es verde y muy presumida) que cruza por el camino. La serpiente va hablando por su teléfono móvil y no se da cuenta de tu presencia. Frenas de golpe para no atropellarla con la moto, te enfadas y le tiras una cuchara para que se quite de en medio. Cuando lanzas la cuchara, sale disparado el anillo que llevas en el dedo, que cae dentro de una guitarra que hay abandonada en un lado del camino. Si la secuencia de palabras sigue un orden y tienes que memorizarla en ese orden, esfuérzate porque así sea. Si de lo contrario no sigue un orden, puedes alterar la secuencia para que te cueste menos trabajo crear tu historia. Practica esta técnica con las siguientes palabras: Corazón Dinosaurio Zarpas Jungla Avión Libro

2. Acrósticos Consiste en coger las iniciales de las palabras que queremos memorizar y formar con ellas otra palabra o frase. Existen dos procedimientos diferentes: 1. Crear palabras con las iniciales. 2. Crear frases o historias con las iniciales. Veamos un ejemplo con cada una:

Guía práctica de técnicas de estudio Procedimiento 1: Crear palabras con las iniciales. Imagina que tienes que memorizar las siguientes palabras: Marca páginas Ascensor Lima Estropajo Bolígrafo Mono Escribimos las iniciales de cada una: M–A–L–E–B–M Si las unimos tenemos una nueva palabra MALEBM, que es la que intentaremos memorizar. Si nos aprendemos esa palabra, nos resultará más fácil recordar la lista de palabras que tenemos que aprendernos. Si la lista no sigue un orden, puedes alterar el orden de las iniciales e intentar buscar una palabra que resulte más fácil. Por ejemplo: BAMMEL. Esta técnica te resultará más sencilla si se combinan consonantes y vocales, pero puedes verte en la situación de que todas sean consonantes o vocales. Aquí resultará más complicado. Ante ello tienes dos opciones: a. La primera: escoger no solamente la inicial, sino también la vocal que le sigue. b. La segunda: crear una frase o historia. Ejemplo de la primera opción: Palabras a memorizar Puerta Nube Suela Conejo Piña

Pu – Nu – Su – Co – Pi

—- PuNuSuCoPi

Guía práctica de técnicas de estudio Es conveniente que te aprendas la palabra, diferenciando las mayúsculas de las minúsculas, así sabrás cuál es la consonante de inicio de cada palabra. Procedimiento 2. Crear frases con iniciales Iniciales

P–N–S–C–P

Frase

Paco No Sueña Con Perros

Intenta crear las frases con personas que conozcas, da igual que tenga sentido o no. Cuanto más surrealista y original sea, mejor la recordarás. Practica esta técnica con las siguientes palabras: Lavadora Tostador Sartén Cuchara Vaso

Crea una palabra con la inicial y primera vocal:

Crea una frase con las iniciales:

3. Asociaciones: o

Asociar palabras con aspectos de tu vida (lugares, emociones, personas, etc.

o

Relacionar unas palabras con otras porque se escriben o suenan de forma parecida y simplemente se diferencian en alguna letra o sonido.

o

Agrupar palabras y frases que comienzan igual y ordenarlas para memorizarlas y crear con ello alguna regla mnemotécnica.

o

Poner imágenes mentales a todo aquello que se vaya a memorizar a través de dibujos, esquemas, gráficos, etc.

Guía práctica de técnicas de estudio o

Técnicas con números

Existen diferentes técnicas para memorizar números, ya sean fechas, secuencias de números, etc. En relación a las técnicas que te he enseñado con las secuencias de palabras, te enseñaré una técnica fácil para que la puedas utilizar con números. 1. Técnica Número-objeto. Se trata de que relaciones cada número con algún objeto que por su forma se le parezca, por ejemplo: 0: pelota 1: un lápiz 2: con un pato 3: serpiente 4: barco de vela 5: caballito de mar Cuando te encuentres ante una secuencia de números, la cual te cuesta memorizar, puedes aplicarla creando una historia breve con los objetos con los que hayas relacionado cada número o visualizar alguna imagen que comprenda el conjunto de elementos Ejemplo. Si quieres memorizar el número 143, podrás visualizar la siguiente imagen: “Un lápiz dibujando un barco, en cuya vela porta como insignia una serpiente”. Imagina que quieres memorizar el número 4.521 ¿Qué imagen creas en tu memoria? Practica esta técnica y ejercita tu imaginación ¿Qué ves? Además de esta técnica, también puedes recurrir a las siguientes técnicas: 2. Técnica Número-palabra Consiste en escoger una palabra que tenga el mismo número de letras que cada número que tengas memorizar y formar una frase. Ejemplo. Si quieres memorizar la fecha 5 del 2 de 1765, busca palabras que tengan el mismo número de letras que cada número de esta cifra.

Guía práctica de técnicas de estudio 5 – MARÍA 2 – VA 1–A 7 – COMPRAR 6 – DULCES

5 – PERAS Frase: María Va A Comprar Dulces Peras Imagina que tienes que memorizar la siguiente fecha: 6 del 8 de 1.674 ¿Qué frase crearías?

3. Asociaciones: o

Crea relaciones con aspectos personales, como por ejemplo fechas, años, o cualquier número significativo para ti, como pueda ser el número donde vives, tu número favorito, tus años, los años de tus padres, hermanos, fechas de nacimiento significativas, etc.

o

Establece relaciones entre los números (de dos en dos, más cuatro, menos tres, etc.). Por ejemplo, si el número que tienes que memorizar es tu año de nacimiento más tres. Año de nacimiento: 1989 – Fecha a memorizar: 1992.

o

Dividir cifras en secuencias de dos o tres números y establecer relaciones. Por ejemplo. Memorizar el año 1972 Lo divides en dos: 19 y 72 y estableces una relación. El 19 son los años que tienes y 72 el número del portal donde vives.

– Estrategias de memorización: Como te he explicado al inicio de esta fase, la doble codificación es un procedimiento memorístico muy útil para grabar datos en la memoria. Por ello, te aconsejo que emplees diferentes estrategias para asimilar nuevos datos. A la hora de poner en práctica éstas estrategias, te vendrá muy bien saber cuál es el estilo de aprendizaje que más predomina en ti: visual, auditivo o kinestésico. o

Visual: Es cuando tienes mayor facilidad para grabar datos visualmente y por ello necesitas crear soportes visuales para comprender, asimilar y relacionar la información. Te recomiendo que elabores esquemas, cuadros

Guía práctica de técnicas de estudio comparativos, gráficos, etc. y que les integres diferentes colores y dibujos para destacar y diferenciar datos. o

Auditivo: Quiere decir que tienes mayor facilidad para recordar datos si los escuchas y además necesitas de silencio para estudiar.

o

Kinestésico: Este estilo de aprendizaje se da en aquellas personas que necesitan poner en práctica sus conocimientos, precisan de movimiento, tocar las cosas, etc.

Es recomendable que no te ciñas a un único estilo, es decir, si eres más visual, no utilices únicamente estrategias visuales para el estudio, resultará más eficaz que apliques diferentes estrategias que tengan que ver con los distintos estilos de aprendizaje. Si combinas diversas estrategias (visuales, auditivas y kinestésicas) tu aprendizaje será más activo y de mayor calidad. Anímate a probar con todas y practica más asiduamente las que mejor resultado te den. ¿Qué estrategias de aprendizaje puedes emplear? 1. Escribir / dibujar: Te recomiendo que escribas la información que pretendes memorizar si ves que te cuesta. De esta forma, reforzarás la fuerza con que se asienta en tu memoria. También te animo a que dibujes y hagas esquemas sin mirar el libro o los apuntes. De esta forma potenciarás la fijación de la información en la memoria de manera más rápida y precisa. 2. Grabaciones: Si eres más auditivo, puede venirte fenomenal que grabes las lecciones y las escuches al tiempo que lo lees. De esta forma la información estará entrando por dos vías distintas, la vista y el oído, por tanto lo memorizarás mejor. También puedes escribir la información al tiempo que la escuchas, así estarás combinando una estrategias auditiva con una kinestésica (escritura). Para grabar cualquier lección, es muy sencillo, tan solo necesitas un auricular con micrófono y la grabadora de tu ordenador. Ve leyendo en voz alta la lección al tiempo que se graba, poniendo énfasis en las cuestiones más importantes. Automáticamente podrás crear un archivo en mp3 y escucharlo donde y cuando tú quieras. 3. Autoexplicaciones: Explícate a ti mismo en voz alta o escribiendo en papel o pizarra lo que vas estudiando. Si andas, te mueves y vas cambiando de lugar, también reforzarás la entrada de la información en tu memoria.

Guía práctica de técnicas de estudio –

Ejercicios para mejorar la memoria. Puedes mejorar tu capacidad de memorización con ejercicios de este estilo:

o

Memoriza la siguiente secuencia. A continuación, ve a la página siguiente y localiza la opción correcta.

o

Memoriza la siguiente secuencia, atendiendo al orden de los colores y los números. A continuación, ve a la página siguiente y localiza la opción correcta. 3

5

2

4

6

1

Guía práctica de técnicas de estudio

3

2

1

6

4

5

3

5

2

4

6

1

5

1

6

4

3

3

Guía práctica de técnicas de estudio A través de este gráfico, te muestro algunos ejemplos más para aplicar reglas mnemotécnicas.

Guía práctica de técnicas de estudio

QUINTA FASE: REPASOS Y AUTOEVALUACIONES La realización de repasos periódicos, facilita que los conocimientos se asienten en la memoria y que perduren durante más tiempo sin ser olvidados. Como ya te he comentado anteriormente, uno de los procedimientos de memorización son las repeticiones. Es necesario trabajar el contenido de lo que tienes que estudiar y realizar varias repeticiones para garantizar que los conocimientos se asimilen mejor y por consiguiente se asienten en la memoria con más contundencia. En este sentido, resulta más productivo que estas repeticiones las hagas espaciadas en el tiempo, es decir, repasar lo que vas estudiando a lo largo de varios días. De esta forma, el aprendizaje será más relajado y no caerás en el error de presionar a tu mente para grabar datos en poco tiempo. Para ello, la planificación de las sesiones de estudio y los repasos es imprescindible. – ¿Cómo repasar? Te aconsejo que los repasos que realices sean activos, para ello te doy las siguientes pautas: o

Piensa en las posibles preguntas que te podrán poner en el examen y a continuación escribe las respuestas en un papel sin mirar tus apuntes. Después comprueba si lo has hecho bien.

o

Di la lección en voz alta sin mirar los apuntes, al tiempo que vas comprobando si te lo sabes.

o

Autoexplicaciones: Simula que eres un profesor y tienes que explicar la lección a tus alumnos.

o

Si has realizado grabaciones del contenido, escúchalas de vez en cuando. Si estas escuchas las acompañas de la lectura del texto, potenciarás el aprendizaje.

– ¿Cuándo repasar? Los repasos han de programarse con antelación para disponer del tiempo necesario para llevarlos a cabo. Dependiendo de la amplitud del contenido a estudiar y de la cantidad de días con los que cuentes para la preparación de un examen, los repasos lo planificarás de forma diferente. Si el contenido del examen es escaso, quizá solo necesites uno o dos días para el repaso, que en este caso, te aconsejo que sea el día o días previos al examen. A continuación te muestro un ejemplo de planificación:

Guía práctica de técnicas de estudio

Día 1: Estudio

Día 2: Estudio

Día 3: Estudio

Día 4: Repaso

Día 5: Examen

Si por el contrario, el contenido es amplio o de mayor dificultad, es probable que necesites varios días para el repaso, e incluso tengas que intercalar repasos a medida que avanzas con el estudio, pues dedicarás varios días para su preparación. En tal caso, lo mejor es que realices una programación semejante a este ejemplo gráfico.

Los repasos los puedes hacer breves, siempre que el contenido vaya bien preparado. En tal caso, quizá sea suficiente con lecturas rápidas para refrescar la información y que no se olvide. En otras ocasiones, te vendrá bien realizar repasos intensivos, en los que te recomiendo que pongas en práctica algunas de las técnicas de autoevaluación que te detallamos a continuación. – Autoevaluaciones: Las autoevaluaciones son ejercicios en los que tú mismo te pones a prueba para comprobar el grado de conocimiento que has adquirido y detectar errores que puedas cometer. Además de comprobar el grado de preparación del contenido ya estudiando, la autoevaluaciones también te servirán para reforzar el conocimiento y asimilar la información en tu memoria, ya que las técnicas que se emplean para ello, son técnicas de estudio activo y dinámico que potenciarán el asentamiento de la información en tu memoria.

Guía práctica de técnicas de estudio Para ello, te recomiendo que apliques las siguientes técnicas de autoevaluación en tus sesiones de estudio y en tus sesiones de repasos intensos. o

Realiza simulaciones de exámenes. Anticípate a posibles preguntas del examen y elabóralas tu mismo sin la ayuda del material. Si tienes acceso a exámenes de años anteriores o información sobre el tipo de preguntas concretas que caerán en el examen, ponte a prueba y valórate a ti mismo antes de la realización del examen.

o

Escribe lo aprendido. Intenta reproducir de forma escrita partes de tus apuntes, sin la ayuda del material. Esta técnica te ayudará a reforzar el aprendizaje y a localizar posibles errores que puedas cometer.

o

Realiza autoexplicaciones orales de lo estudiado. En lugar de reproducir de forma escrita, hazlo de forma oral. El efecto será el mismo e igualmente lograrás reforzar y potenciar el aprendizaje.

Realizar un repaso rápido antes de dormir te irá muy bien, pues tu cerebro pone en funcionamiento durante el sueño las regiones cerebrales que han estado activas antes de dormir. Así que, a la hora de realizar autoevaluaciones y repasos puedes seguir el siguiente itinerario:

Sesión de estudio

Descanso mínimo 1 hora

Compruebo que me lo se, sin mirar libros o apuntes

Repaso antes de dormir

Además de estas tres técnicas que acabamos de ver, también puedes crear tus propias técnicas personalizas. Cómo ya sabes, el estudio es muy personal y cada cual tiene su propio estilo de aprendizaje. Eso sí, cuanto más activo, dinámico y variado sea tu método de estudio, el aprendizaje será de mayor calidad.

Guía práctica de técnicas de estudio

Guía práctica de técnicas de estudio – Cómo preparar un examen:

A la hora de comenzar a preparar un examen, es importante que aprendas a adaptar tu método de estudio al tipo de asignatura, modalidad de examen o evaluación que vayas a tener. Te recomiendo que te informes debidamente y recopiles toda la información posible a cerca del examen, permaneciendo muy atento a las explicaciones del profesor. En muchas ocasiones los profesores lanzan pistas sobre posibles preguntas del examen. También puedes preguntar a antiguos alumnos, sobre cómo han sido los exámenes de años anteriores y revisar detenidamente la documentación o guías de cada una de tus asignaturas. Para la preparación del examen, tienes que tener muy claros los siguientes aspectos:

o

o

Contenido del examen: De todo el material del que dispones para el estudio, ten muy claro qué entra en el examen y que no. Si no lo tienes claro, esto puede dar lugar a confusiones que te lleven a estudiar más de lo debido o por el contrario estudiar de menos.

o

Tipo de examen. Tienes que saber cómo serán las preguntas de tu examen (tipo test, desarrollo, preguntas prácticas, etc.)

o

Método de evaluación de la asignatura al completo: Infórmate sobre cómo te evaluarán la asignatura (solo examen, trabajos, examen más trabajo, prácticas en clase, etc.) En el caso de que la nota final de la asignatura derive de varias tareas, por ejemplo, examen final y diversas prácticas durante el curso, infórmate sobre el tanto por ciento del valor que cada parte y de los requisitos que se te exigen para aprobar la asignatura.

o

Tipo de asignatura: El método de estudio varía en función de cómo sea la asignatura. No se estudia de igual forma si la asignatura es práctica o teórica.

Según el tipo de asignatura. o

Asignaturas prácticas: Son el tipo de asignaturas en el que tienes que saber poner en práctica los conocimientos adquiridos, empleando una serie de procedimientos, métodos o pasos para la aplicación del conocimiento. En estas asignaturas evaluarán la capacidad y destreza que tengas para la aplicación de conocimientos en diferentes supuestos prácticos, la capacidad de resolución de problemas, o las habilidades para enfrentarte ante diferentes situaciones. En este tipo de asignaturas predominan los idiomas, asignaturas de contenido científico (matemáticas, física, química, etc.) asignaturas metodológicas en las que tengas que aprender a aplicar cualquier método (empírico, científico, cualitativo, deductivo, inductivo, etc), resolución de casos prácticos, etc.

Guía práctica de técnicas de estudio

Para la preparación de este tipo de exámenes o pruebas, es inevitable la experiencia práctica. Para ello es conveniente que tengas muy claros los aspectos teóricos y los procedimientos que has de seguir para la elaboración de cada ejercicio práctico. Antes de la elaboración de la prueba decisiva o examen, tendrás que realizar ejercicios similares buscando apoyo en libros, internet, etc. y preparar debidamente la prueba a base de practicar y poner a prueba tus capacidades y destrezas para el desarrollo de la misma. o

o

Asignaturas teóricas: Para la preparación de asignaturas teóricas tienes que saber aplicar todas y cada una de las fases del método de estudio que te he explicado en esta guía y lo adaptes al tipo de examen y a tu propio estilo de aprendizaje. En este tipo, predominan aquellas asignaturas en las que has de comprender, asociar y memorizar el contenido, principalmente teórico ya que lo que te exigirán será reproducir y adaptar el contenido a los diferentes tipos de preguntas que te puedan hacer sobre el mismo.

Según el tipo de examen. o

Exámenes de desarrollo: Las preguntas de desarrollo pueden ser preguntas muy extensas y largas o preguntas más escuetas. Para la preparación de un examen de desarrollo, es necesario que apliques las 5 fases del método de estudio explicado en esta guía. ¿Cómo estudiar? Es imprescindible que comprendas muy bien el contenido y que tengas muy claras las ideas generales y específicas de cada uno de los temas. Infórmate sobre cómo son las preguntas (por temas extensos, por apartados, comparaciones entre diferentes temas, etc.), qué extensión tienen que ocuparte en el examen y el tiempo con el que cuentas para su realización. Estos aspectos son muy importantes, porque generalmente las preguntas de desarrollo suelen ser amplias y cuentas con gran cantidad de contenido para dar respuesta, por ello te recomiendo que recopiles toda la información que puedas con respecto al tipo de examen y adaptes tu método de estudio enfocándolo a la preparación de material para dar respuesta el tipo de preguntas. Ante este tipo de preguntas tienes que evitar llevar a cabo un método de estudio demasiado memorístico, lo más recomendable es comprender, asociar y asimilar toda la información, seleccionando debidamente la información que memorizarás.

Guía práctica de técnicas de estudio Cómo preparar exámenes con preguntas de desarrollo extenso: Normalmente son preguntas generales y amplias que abarcan gran cantidad de contenido. En este tipo de preguntas es primordial realizar un buen ejercicio de síntesis de ideas principales. Pautas a seguir: Lo mejor es que emplees un método de estudio comprensivo: o Comienza revisando todo el contenido de estudio, visualizando la estructura general que sigue la asignatura al completo. o Divide el contenido de la forma en la que vayas a estudiar (por temas, páginas, etc.) Es mejor que lo hagas por temas. o Realiza una lectura comprensiva. o Aplica las técnicas de subrayado y estructuración del texto. o Localiza relaciones y asociaciones entre diferentes temas. Es importante que tengas una visión general de todo. ¿Cómo prepararlo? o

Esquemas generales.

Te recomiendo que para la preparación de este tipo de exámenes, elabores esquemas generales, es decir, esquemas de temas completos o de apartados amplios, teniendo muy en cuenta el tipo de pregunta que podían hacerte. Disponer de un esquema amplio, te servirá como guión para la realización de la pregunta del examen. Esto te ayudará a centrarte en aquellos aspectos importantes y a que tu pregunta esté desarrollada coherentemente, siguiendo un orden y sin centrarte más en unos aspectos que en otros. o

Esquemas concretos.

También te puede resultar de provecho elaborar esquemas por apartados, para extraer de forma más detallada las ideas principales de cada uno de los apartados. No te olvides de la búsqueda de palabras clave y de estructurar el contenido de los textos, esto también te ayudará a tener más claras las ideas a la hora de ir desarrollando la pregunta en un examen. o

Adaptar el contenido a la pregunta y al tiempo.

Ten en cuenta el tiempo del que dispones para desarrollarla y la extensión máxima que debes ocupar. Es probable que te pongan un límite de espacio para el desarrollo de la pregunta. En tal caso, te recomiendo que sintetices al máximo la información, quedándote únicamente con las ideas principales y relevantes del texto, siendo capaz de calcular y adaptar la cantidad de información que podrás incluir en la extensión del examen. Es importante que sepas explicar de forma compacta todas las ideas importantes del tema, sin extenderte demasiado en algunos aspectos y dejando sin explicar otros.

Guía práctica de técnicas de estudio Si dispones de tiempo suficiente para preparar tu examen, puedes elaborar las preguntas en casa antes de la realización del examen. Presta mucha atención al conjunto de diferentes temas que comprenden tus apuntes y detecta relaciones entre ellos, diferencias, similitudes, evolución, etapas, etc. o

Cuadros comparativos, secuencias y otros gráficos.

Además de los esquemas, también puede que necesites aplicar otras técnicas de síntesis para la organización y asociación de ideas como son los cuadros comparativos, secuencias, etc. Analiza muy bien el contenido de tus apuntes y aplica las técnicas que consideres necesarias. ¿Cómo hacer el examen? o

En primer lugar, lee detenidamente el enunciado de la pregunta para saber exactamente que te está pidiendo: desarrolla, explica, compara, describe, etc.

o

En segundo lugar, planifica el desarrollo de la pregunta y organiza el tiempo. Si en casa te ha dado tiempo de preparar posibles preguntas de examen, ahorrarás mucho tiempo en este paso.

o

A la hora de elaborar una pregunta de desarrollo amplia, te recomiendo que sigas el siguiente guión en tu desarrollo: Introducción – desarrollo – conclusión.

o

Planifica el contenido: Si dispones de algún borrador o folio para realizar apuntes en sucio, te recomiendo que lo utilices para reproducir el esquema o esquemas que previamente hayas elaborado en casa y que tengan que ver con la pregunta del examen. De esta forma, tendrás a la vista el guión a seguir para el desarrollo de la pregunta, con las distintas ideas importantes que tienes que ir explicando. Por eso es importante que durante la preparación del examen, hayas elaborado esquemas, ya que te permitirán tener una visión general de cómo tienes que responder a cada pregunta sin olvidarte de aspectos importantes.

o

Desarrollo de la pregunta: Si el método de estudio empleado ha sido comprensivo, sabrás desarrollar la pregunta, enlazando unas ideas con otras, dándole un sentido y una coherencia al texto que escribas. El orden, la claridad y la buena expresión de las ideas son muy importantes en este tipo de exámenes.

o

Repasa detenidamente el examen antes de entregarlo.

Guía práctica de técnicas de estudio Preguntas de desarrollo más escuetas: Para la preparación de este tipo de preguntas, tendrás seguir los mismos pasos, llevando a cabo las 5 fases del método de estudio. Con respecto a las preguntas de desarrollo largas, la diferencia radica en que la pregunta es más concreta y no nos exigen tener una visión tan amplia de todo el conjunto de temas. Como ya sabes, es necesario tener información sobre el tipo de preguntas que nos harán en el examen. Si estas preguntas son de desarrollo pero su respuesta se limita a apartados concretos de menos extensión, adapta tu método de estudio a la preparación de este tipo de preguntas. o

Esquemas generales.

Para la preparación de este tipo de preguntas, no es tan necesaria la elaboración de esquemas generales, aunque pueden resultarte de utilidad para trabajar la compresión, asociación y relación de ideas. Si ves que elaborando este tipo de esquemas, consigues comprender mejor el contenido, te recomiendo que los elabores. o

Esquemas concretos y otras técnicas

Lo que si resulta primordial es que elabores esquemas concretos sobre apartados determinados y preparares la asignatura centrando tu atención en temas más concretos. Además de esquemas, haz uso de cuadros sinópticos, líneas temporales y demás técnicas que puedas emplear en función del contenido. o

Examen tipo test o preguntas cortas: La preparación de un examen tipo test, dista mucho de la forma de preparación y elaboración de un examen de desarrollo o práctico. Por tanto, no sirve de nada que siempre estudies de la misma manera si te van a evaluar de diferente forma, tienes que aprender a adaptar tu método de estudio en función de cómo sea el examen. ¿Cómo estudiar? Lo primero que tienes que tener en cuenta es que a la hora de preparar un tipo test, tienes que entrenar tu memoria de reconocimiento, más que tu memoria de recuerdo. – Memoria de reconocimiento: En los tipo test no es necesario memorizar para explicar, puesto que no vamos a tener que escribir, ni explicar nada. Lo que si vamos a tener que hacer es reconocer cuál de las opciones es la correcta. En este aspecto, el estudio es más rápido que en un examen de desarrollo. Pero es importante que aprendas a potenciar tu memoria de reconocimiento para que el estudio sea eficaz. ¿cómo se hace esto? Pautas a seguir: – Lectura comprensiva en la que tendremos que asociar, asimilar y relacionar todos los datos al completo, sabiendo hilar idas y establecer relaciones entre los aspectos más relevantes.

Guía práctica de técnicas de estudio

– Fijarse en lo concreto y los detalles. Realizar lecturas analíticas en las que detectes todos los conceptos e ideas claves, fijándote en los detalles de cada uno. – Localizar todo tipo de palabras clave: características, diferencias, similitudes, funciones, etapas, etc. Y contrastarlas con partes del texto o temas con los que se puedan relacionar. – Tener bien localizados y reconocidos todos los tips o indicadores concretos y saber ubicarlos y relacionarlos con el tema al que corresponden, más que memorizarlos. – Qué técnicas utilizar – Lectura analítica: Subrayar, reconocer y destacar todos los detalles y conceptos claves a través del subrayado con diferentes colores. Destacar los aspectos concretos e importantes con anotaciones al margen, flechas para establecer relaciones, etc. – Elaborar esquemas, mapas conceptuales o cuadros comparativos concretos en los que relacionar y estructurar bien todas las ideas. – Desglosar conceptos, características, funciones, estructurarlos de forma más gráfica y clara.

etc.

para

– Pensar posibles preguntas de examen. Ponte en el lugar del profesor y anticípate a buscar y elaborar preguntas. – Si tienes oportunidad, haz simulaciones exámenes de años anteriores, prácticas, etc.

del

examen, con

¿Cómo hacer el examen? Te recomiendo que leas todas las preguntas antes de contestarlas y después selecciones aquellas preguntas que mejor te sabes. A medida que vayas contestando a las preguntas, te recomiendo que lleves un control sobre la posible puntuación que puedas sacas. Es necesario que sepas el valor de cada pregunta y la valoración final del examen. En muchas ocasiones las preguntas erróneas en los exámenes tipo test, restan puntuación, por tanto arriesga únicamente cuando sea necesario y en aquellas preguntas en las que estés dudoso. Revisa el examen antes de entregarlo para cerciorarte de que has contestado correctamente. o

Exámenes prácticos y orales: Estos exámenes exigen una preparación previa en la que la experiencia práctica es imprescindible. Para ello, busca material que te permita practicar y adquirir las habilidades que necesitas para afrontar la prueba. Practica antes de la prueba una y otra vez para adquirir experiencia y detectar posibles errores y solucionarlos a tiempo.

Guía práctica de técnicas de estudio

En exámenes orales te recomiendo que elabores un guión de los temas de los que irás hablando para que tu exposición siga un orden y no dejes olvidado ningún punto importante. Practica previamente realizando tus exposiciones orales en casa. Puedes hacerlo delante de un espejo o grabarte para después analizar detenidamente y mejorar tu puesta en escena.

Planificación del tiempo y las tareas.

La planificación y la anticipación son dos aspectos esenciales a la hora de preparar exámenes. Si fallan estos dos aspectos, se incrementa la dificultad para poder alcanzar resultados positivos en tus exámenes o evaluaciones. Para planificar correctamente el tiempo y las tareas, es necesario que tengas muy claro cuál va a ser el método de trabajo que vas a emplear, que como ya sabes, ha de adaptarse al tipo de asignatura y al tipo de examen. A partir de ahí, y teniendo en cuenta la dificultad de la prueba y los requisitos que se te exigen, podrás comenzar a planificar el tiempo y las tareas. Para ello, te recomiendo que hagas uso de las diferentes herramientas de planificación: calendarios, agendas, etc. Elige la que más útil y práctica te resulte. o

¿Cómo adaptar el tiempo?

A la hora de planificar tus sesiones de estudio, tienes que atender al esfuerzo que te llevará prepararte la prueba, midiendo tus capacidades y el tiempo real con el que cuentas para el estudio. Anticípate y haz previsión para poder disponer del tiempo suficiente para poder planificar y emplear un método de estudio correcto. o

¿Cómo planificar el tiempo y las tareas? o

Una vez que tengas la fecha del examen ya puedes comenzar a programar tus sesiones de estudio. No te demores demasiado a la hora de planificar, ni lo dejes para el último momento, puesto que no tendrás opción de rectificar.

o

Determina cuántos días emplearás para la preparación del examen. (qué días de la semana estudiarás, cuantas horas cada día, cuantos días en total destinarás al estudio, etc.)

o

Planifica y reserva días para los repasos, de la forma explicada en apartados anteriores.

o

Haz un recuento de temas, apartados o páginas para distribuirte el contenido entre los diferentes días en los que estudiarás.

o

Distribuye el contenido entre los días del estudio.

Guía práctica de técnicas de estudio Para ello podrás aplicar una técnica muy sencilla que consiste en dividir el número de apartados, temas o páginas entre el número total de días destinados al estudio. Ejemplo: Distribución del contenido por apartados: 24 apartados en total. Días totales para el estudio: 5 días. Destinar un día para el repaso. Días reales de estudio: 4 días más 1 día para el repaso. Distribución de los 24 apartados entre los 4 días de estudio. 24 apartados / 4 días = 6 apartados por día. o

Planificación y distribución de las tareas en la agenda o calendario.

LUNES

MARTES

MIÉRCOLES

JUEVES

Estudiar apartados del 12 al 18

Estudiar apartados del 19 al 24

REPASO GENERAL

EXAMEN HISTORIA

VIERNES

SÁBADO Estudiar apartados del 1 al 6

DOMINGO Estudiar apartados de 7 al 12

Afrontar el estrés ante un examen

Como estudiante, te interesa saber de qué manera influye el estrés en tu memoria. Pues bien, vamos a explicarte brevemente qué función tiene. El estrés es necesario pues te aporta la energía y la iniciativa que necesitas para afrontar tus tareas con éxito, pero disponer de un nivel de estrés alto, puede resultar perjudicial, al igual que el cansancio, el miedo o la mala salud. Todos ellos son factores que pueden afectar a tu capacidad de aprendizaje y por tanto dificultar la retención de nuevos conocimientos en tu memoria. Si trabajas con demasiada presión, tu capacidad para concentrarte disminuye y serás incapaz de recordar detalles con exactitud. Otro efecto de realizar un trabajo intelectual bajo presión es que la mente se bloquea, pues le resulta muy complicado asimilar nuevas informaciones. Cuando hay demasiada información que quiere entrar en la memoria, se produce un atasco y automáticamente se bloquea, negándose a recibir más información y obligándote a realizar un descanso para relajarse. El estrés es necesario porque hace que aumente la adrenalina y puedas centrar la atención en temas importantes con facilidad, por ello, cuando dejas el estudio para última hora, sueles concentrarte con facilidad y rendir al máximo sin demasiada dificultad, pero tu cerebro puede responder de dos maneras ante esta situación: En primer lugar, y como ya te he comentado anteriormente, la absorción de demasiados conocimientos en poco tiempo llegará a aturdirte y a abrumarte, provocando una mala

Guía práctica de técnicas de estudio calidad del conocimiento; y en segundo lugar, esta situación te hará sentir inseguro, porque tú mismo te darás cuenta de que olvidas la información con mucha facilidad y tienes que seguir machacando constantemente. De esta forma, entras en un bucle que lo que hará es impedir que puedas concentrarte correctamente y sientas que por mucho que repitas y repitas para grabar la información en tu memoria, no sirve de nada porque al rato no eres capaz de recordar absolutamente nada de la información que necesitas recuperar. Por tanto, te recomiendo que prestes mucha atención a tus niveles de estrés y seas capaz de controlarlo adecuadamente, para que tu memoria pueda trabajar con precisión. o

¿Qué hacer si estás nervioso?

Es muy probable que en ocasiones, hayas estado inmerso en un estado de nerviosismo o ansiedad, bien referido a acontecimientos académicos como pueden ser exámenes o pruebas decisivas, o bien provocados por situaciones personales que inevitablemente afectan a tu vida académica. En cualquier caso, aprender a relajarse y controlar esa situación de nerviosismo es clave, para poder empezar o continuar cualquier actividad intelectual, ya que permanecer en un estado de nerviosismo entorpece el trabajo de tu mente, provocando que sea de menor calidad y cueste mayor esfuerzo y tiempo desarrollar cualquier tipo de tarea que requiera de atención y concentración. Puedes reducir este estado de nerviosismo si previamente realizas algunas de estas técnicas para relajarte: o Respiraciones profundas: Inspirar por la nariz, retener el aire durante 5 segundos y expirar lentamente por la boca. Repetir esta acción varias veces. o Cambio de pensamiento, para no abrumarte: Proponte no pensar en ese tema que tanto te estresa o preocupa, intercambiando ese pensamiento por otro más placentero. Cada vez que tu mente piense en ello, dite a ti mismo “STOP” y cambia de pensamiento. o

Meditación:

Busca un lugar tranquilo donde permanecer durante un rato. Acomódate y haz un esfuerzo por mantener tu mente en blanco, no pensar en nada que no sea la tranquilidad que en ese instante estás manteniendo. Realiza respiraciones profundas y relájate. Puedes acompañarte de música tranquila. o

Técnicas de tensión – relajación de Jacobson o Schultz.

Guía práctica de técnicas de estudio o

Practicar ejercicio y estiramientos. Te vendrá muy bien la práctica de algún deporte o simplemente salir a caminar, así como la realización de ejercicios que incluyan estiramientos musculares, del tipo Yoga, Pilates, Taichi, etc.

o

Baños con agua caliente: Un baño o ducha con agua caliente también te ayudará a relajarte.

o

Escuchar música relajante: Sonidos de la naturaleza, del mar, etc.

o

La actitud:

La actitud y las creencias con las que te enfrentes a un examen también pueden hacer que te mantengas tranquilo, relajado y confiado en el momento de abordarlo o por el contrario puede provocar que aparezca angustia y ansiedad. Es muy normal que aparezcan nervios en los momentos previos a un examen e incluso los días de antes si la prueba a la que te enfrentas es decisoria y llevas mucho tiempo preparándola. Enfrentarse a un examen implica una carga emocional importante, pues supone la culminación de muchas horas de estudio y preparación. Por ello, no has de permitir que los nervios te hagan correr una mala pasada, y para que esto no ocurra tienes que ser capaz de controlar tus pensamientos y preparar tu mente para afrontar la situación. La actitud con la que te enfrentes a un examen tiene que ser: –

Positiva y optimista. Si has estudiado lo suficiente y lo llevas bien preparado, entonces no hay motivo para preocuparse demasiado, porque si el examen se da mal, los motivos son externos a ti y no los puedes controlar (no puedes saber que te preguntarán o cómo corregirá el profesor).

Para sobrellevar la situación con tranquilidad lo mejor será: –

Seguir unos hábitos correctos y rutinarios: respetar las horas de sueño, mantener una buena alimentación, practicar ejercicio, evitar atracones de última hora estudiando. Los atracones harán que crezca la inseguridad y afloren los nervios y la falta de sueño la noche anterior al examen, será contraproducente pues dificultará que puedas pensar con claridad y provocará que aumente la tensión.

Rodéate de compañeros y gente positiva que te anime y te haga sentir tranquilo y confiado, y evita hablar del examen las horas previas al mismo, pues los nervios se contagian con mucha facilidad.

Evita los pensamientos negativos. Tú ya te has presentado muchas más veces a exámenes, por tanto es uno más, así que quítale hierro al asunto y confía en tu capacidad porque todo irá bien.

Guía práctica de técnicas de estudio – Cómo hacer un examen. En el momento de enfrentarte al examen, te aconsejo que sigas los siguientes pasos. o o o o o o o o –

Lee detenidamente todas las preguntas del examen antes de comenzar a contestar. Si tienes alguna duda en alguna pregunta, consúltala y ten muy claro qué y cómo tienes que contestar. Planifica el tiempo del que dispones para contestar a las preguntas y organízate para que te dé tiempo a todo. Selecciona las preguntas que mejor sabes y elabora un ranquin para contestar. Comienza contestando las preguntas que mejor sepas. Antes de comenzar al contestar las preguntas, reflexiona sobre la respuesta, realiza esquemas, anotaciones u operaciones en sucio. Si alguna pregunta no sabes contestarla o te quedas en blanco, pasa a la siguiente. Repasa el examen antes de entregarlo para localizar faltas de ortografía, errores de expresión, cuidar la claridad, limpieza, el orden, etc. Finalmente entrega el examen.

Las preguntas del examen.

No todos los alumnos saben contestar correctamente a la pregunta que se les formula, y esto puede repercutir en la calidad de la respuesta y en ocasiones a pesar de estar totalmente convencidos de que han contestado bien, no es así y no saben por qué han fallado en el examen. Cada pregunta responde a un tipo de respuesta concreta. A continuación te presento algunas de las palabras introductorias en una pregunta que suelen producir mayor confusión en los estudiantes. Con cada una de las palabras introductorias que te detallo, a la izquierda te doy la pista de cuál es el significado de cada una de ellas y a qué responden. o o o o o o o o o o

Define: Responde a la pregunta ¿Qué es? Describe: Responde a la pregunta ¿cómo es? Razona: Responde a la pregunta, ¿por qué es así? Reflexiona: Responde a la pregunta ¿Por qué crees que es así? Compara: Examinar dos o más ideas, personas o temas para establecer las diferencias y similitudes entre ambos. Enumera: Nombrar varios sucesos, ideas, características, etc. Explica: Aclarar el significado de algo. Justifica: Defender una afirmación sobre algún hecho o idea. Relaciona: Nombrar una serie de aspectos para establecer asociaciones o relaciones con otros aspectos. Resume: Narrar de forma concisa los aspectos más importantes.

Ten muy en cuenta el significado y su formulación en el tipo de pregunta cuando te la encuentres en cualquier ejercicio o pregunta de examen.

Guía práctica de técnicas de estudio

Bloqueo durante el examen.

Es muy normal bloquearse durante un examen cuando se produce una sensación de inseguridad, nervios y agotamiento mental. En estas ocasiones, los estudiantes se sienten incapaces de poder recordar la información y esto provoca un estado de agobio y nerviosismo ante el cual no saben cómo reaccionar. Para evitar que esto pueda ocurrirte, tienes que evitar: o

Los atracones de última hora. Si tu mente ha estado sometida a un sobreesfuerzo mental, es posible que te sientas aturdido, las ideas bailen y se mezclen entre ellas en tu mente y te cueste concentrarte, pensar con claridad y recuperar la información.

o

Dormir bien la noche de antes. El sueño es esencial para que el aprendizaje sea de calidad.

o

Evitar pensamientos negativos. Tener pensamientos negativos sobre el examen o sobre tu capacidad para hacerle frente, hará que crezca la inseguridad en ti mismo y esto provoque que aparezcan los temidos nervios en el examen.

o

Aplicar un método de estudio más comprensivo que memorístico. Si el método de estudio que empleas es demasiado memorístico, en caso de bloqueo durante el examen, serás incapaz de poder contestar a la pregunta, pues no sabes explicarla con tus propias palabras.

Si aún tomando estas medidas, te quedas bloqueado en el examen, sigue estas pautas: o

Si estás nervioso, intenta relajarte realizando respiraciones profundas. También te ayudará a relajarte beber agua, así que lleva siempre una botellita de agua al examen.

o

Si te bloqueas en una pregunta concreta, pasa a la siguiente, no estés dándole vueltas, pues esto hará que te pongas más nervioso.

o

Si de pronto te viene la información a la mente, apúntalo en sucio o dirígete a la pregunta en cuestión y contéstala rápidamente.

o

Aplica la técnica del cambio de bloqueo: Relájate y respira profundamente. Dedica un par de minutos a pensar en algo que no tenga nada que ver con el examen, intentando recordar alguna situación agradable que te haga sentir cómodo y desconecta tu mente del examen.

En situaciones de estrés el nivel de cortisol sube y lo puedes bajar si subes el nivel de serotonina que provoca un estado de felicidad y tranquilidad. Para ello, piensa en

Guía práctica de técnicas de estudio algo agradable que te permita relajarte. Cuando se produzca un equilibrio emocional, tu mente podrá desbloquearse y entonces la información fluirá sin problema. –

Reflexión tras el examen:

Una vez que hayas realizado el examen o exámenes, reflexiona acerca de los siguientes aspectos para localizar los posibles errores que hayas cometido durante los días de preparación del examen y en el momento en el que has realizado el mismo: o o o o o o o o o o o

¿Entendí las preguntas? ¿Supe centrar mi atención en ideas principales sin andarme merodeando por las ramas? ¿Olvidé conceptos clave? ¿He escrito de forma ordenada las ideas? ¿He estado nervioso/a durante el examen y los días previos? ¿Me he bloqueado durante el examen? ¿Me he concentrado correctamente? ¿He realizado repasos y autoevaluaciones para reforzar el aprendizaje? ¿Levaba bien preparados los temas? ¿La forma de organización me ha sido útil? ¿Mi método de trabajo me ha servido?

Hazte a ti mismo todas estas preguntas y algunas más que se te puedan ocurrir. Localiza los errores que hayas podido cometer y busca estrategias y soluciones para corregirlos.

Guía práctica de técnicas de estudio

Guía práctica de técnicas de estudio

Técnicas de atención y concentración

La atención es la capacidad para aplicar de forma voluntaria el entendimiento a un objetivo o estímulo, dejando de lado todos los demás. La atención en el proceso de aprendizaje es un elemento básico para crear nuevos conocimientos, por ello se puede decir que en una sesión de estudio la atención resulta determinante para aprender. Existen diversidad de factores que favorecen la atención y por otro lado, factores que dificultan el proceso de atención. La concentración es la capacidad que se tiene de focalizar la atención durante un periodo de tiempo prolongado hacia un mismo estímulo. A la hora de hacer frente a una sesión de estudio, has de tener en cuenta cuáles son los factores que favorecen tu atención y por consiguiente la concentración, y cuales la dificultan. En la siguiente tabla te facilito un listado de ellos.

Factores que favorecen la atención

Factores que la dificultan

– Tener interés por la tarea.

– Malestar físico (cansancio, sueño, mala alimentación, etc.)

– Capacidad y destreza para realizar la tarea.

– Aspectos psicológicos (aburrimiento, falta de motivación, problemas personales, etc.)

– Buen estado físico y emocional.

– Factores externos o ambientales (ruidos, calor, teléfonos, etc.)

– Ambiente de estudio apropiado.

– Desconocimiento de métodos y técnicas de estudio.

– Estudiar realizando descansos periódicos.

– Sobresaturación de tareas.

– Controlar los pensamientos tengan que ver con la tarea.

que no – Dificultades en el aprendizaje (TDA, TDAH, etc.)

Guía práctica de técnicas de estudio o

Curva de la atención:

Atención 4 3,5 3 2,5 2 1,5 1 0,5 0

Atención

0

0,5

1

1,5

2

2,5

3

Como puedes apreciar en el gráfico, cuando comienzas a realizar una actividad intelectual, el nivel de atención normalmente se encuentra en torno a la mitad o más de tu capacidad. Conforme te vayas sumergiendo en la tarea el nivel se incrementa hasta llegar a su punto más alto para después ir descendiendo. Los niveles de atención bajan como consecuencia del cansancio y del esfuerzo mental, por lo que has de ser consciente de cuándo está bajando tu nivel, porque esto será una pista para que comiences a pensar en programar un descanso en un corto periodo de tiempo. Éste es otro motivo más por el cual, has de programar el tiempo de tu sesión de estudio y organizar las tareas por nivel de dificultad. Recuerda: las tareas más complicadas y el intervalo mayor de tiempo en tu sesión de estudio, han de estar ubicadas en torno al inicio y la mitad de la sesión. o

Algunos ejercicios para mejorar la atención: o

Tachar letras:

Elige cualquier página de un periódico o revista. Escoge mentalmente una letra, por ejemplo la “d”, a continuación comienza a tachas todas las letras “d” que te encuentres en el texto seleccionado. Puedes dificultar un poco más la actividad, escogiendo dos o tres letras diferentes. o

Pasatiempos:

La realización de pasatiempos regularmente durante tu tiempo libre también te ayudará a entrenar tu atención y ser capaz de mantenerla hacia un mismo estímulo durante un tiempo. Para ello, puedes realizar sopas de letras, cruzadas, sudokus, diferencias, etc.

Guía práctica de técnicas de estudio o

Mandalas:

Colorear mandalas también resulta una actividad que favorece la atención y la relajación. Ejercicios para practicar: Rodea con un círculo las siguientes letras juntas “to”. Gjritjgonjonbaoritorksdjfaekjtogjotyojkmakgjaktjrtjotovmadklsfjsdklfjerigjbaifojiortjigjaivja kljtogjkdlrfjgertioegjboemeorijroohbomaotogjobmerotjeroigfjfiogjerotijargpjergojotojgkljq oregjogjnerogijoeritjotogkljffotjoigjuodfgjerotiglkjeortitogjoajrotjgojroitrobjrotjrotitotjrojgvr otieroegjerotioerteiottobmjeotireoteutoeittoegjaejovmqperotiortorglrkjeitogvmalkrejtprog erjotruotgmoeritoerutogalkferqjpotiogjqoeirtpotuorgjqotitotiogamñrierotgvaklrotoaglhyr

Rodea con un círculo cuando aparezca el siguiente número “81”.

459483285868965838388185484383843891815985858118510581049581904581985 145814985194058954819589581584854584374819156469671516789571481935714 89574589175015710571508171450745894751894718157843578435170481517492

Localiza en esta secuencia el símbolo ≥

≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≥≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≥≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤ ≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≥≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≥≤≤ ≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≥≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤ ≤≤≤≥≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤ ≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤≤

En esta secuencia se ha colado un intruso. ¡Localizado! “ß”

ββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββ ββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββ ββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββ βββββββββββββββββββββββββββββββββββββββßββββββββββββ ββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββββ

Guía práctica de técnicas de estudio o

Ejercicios de concentración:

Para lograr mantener la atención en un estímulo y así poder llegar a concentrarte en tu estudio, te voy a enseñar algunos ejercicios que podrás poner en práctica antes de comenzar con tu sesión de estudio si prevés que te va a costar concentrarte o durante tu sesión de estudio si ves que te distraes con facilidad de tu tarea. o

Mantener la mirada fina en un objeto durante un tiempo (al menos 30 segundos), ignorando todo lo que te rodea.

o

Contar en sentido creciente o decreciente. Por ejemplo: contar del 100 al 0 de dos en dos (100 – 98 – 96…) Puedes dificultar el ejercicio con números más altos, por ejemplo, contar del 230 al 500 de tres en tres.

o

Mantenerte inmóvil en el asiento durante dos o tres minutos, concentrándote únicamente en tu respiración, haciendo caso omiso a todos los estímulos que te rodean (sonidos, imágenes, etc.)

o

Enlazar palabras. Dedica unos minutos a realizar un juego de palabras en el que piensas una palabra, por ejemplo “cuaderno” y a continuación pienses otra que empiece por la última sílaba de la anterior es decir, por “no”, por ejemplo “noventa”, así sucesivamente: tablero, ropa, papelera, racimo…

o

Marcar objetivos. Resulta muy útil marcar objetivos, bien de concentración o bien de tareas. Concentración: Pon un tiempo límite para concentrarte. Por ejemplo “tengo que ser capaz de concentrarme antes de que pasen 5 minutos” y hacer todo lo posible para conseguirlo. Tareas: Marcar tiempos límite para la realización de tareas. Por ejemplo: “tengo que terminar esta tarea en menos de una hora”.

Guía práctica de técnicas de estudio

Guía práctica de técnicas de estudio APUNTES

Técnicas para tomar apuntes Tomar apuntes correctamente, requiere de: o o o o o o o

Permanecer atento a las explicaciones del profesor/a. Saber detectar las ideas importantes, atendiendo a gestos y énfasis que realice el profesor/a. Saber distinguir las ideas claves para poder tomar nota de ellas. Aplicar la escucha activa, reflexiva, comprensión y razonamiento de lo explicado en clase. Desarrollar la capacidad y rapidez de síntesis para tomar buena nota de lo explicado (abreviaturas, anotaciones en márgenes, flechas, subrayados, etc.) Presentación clara de lo que se anote (buena letra, buenas explicaciones, etc.) Limpieza, orden y entendimiento de lo que se escribe.

Los apuntes son personales, de la calidad de ellos dependerá que lo que estudies sea lo correcto. Unos malos apuntes, inducen a confusión y errores. Paca captar correctamente las explicaciones del profesor y saber interpretar la información que emite, la atención y concentración son aspectos clave. Unos buenos apuntes son aquellos que recogen de forma precisa, ordenada y correcta la información dada por el profesor. Para ello te doy algunos consejos:

+ X : = Gral. Pers. Exam. Tª

o

Comprende y relaciona la información con lo que ya sabes. Si no entiendes algo, pregunta al profesor o a algún compañero, nunca te quedes con la duda.

o

Presta atención durante toda la explicación, pero con mayor énfasis en el inicio y el final de la clase, puesto que son dos momentos en los que el profesor lanza los aspectos relevantes, conclusiones e ideas principales.

o

Uso de abreviaturas: Para ser más rápido en la toma de apuntes siempre puedes recurrir a acortar algunas palabras. Aquí te dejo algunos ejemplos, aunque siempre puedes crear las tuyas propias. Mas Menos Por Entre Igual Menor que Mayor que General Persona/s Examen. Teoría

Xq Ejm. Ej. Tb ↑ ↓ Nº Pag. Dnd. Cd. Intro.

Porque Ejemplo Ejercicio También Mayor/Aumentar Disminuir Número Página Donde Cuando Introducción

Guía práctica de técnicas de estudio

Guía práctica de técnicas de estudio o

Descanso:  Duerme bien y el tiempo suficiente, sobre todo si el día siguiente tienes examen.  Deja a un lado los problemas cuando vayas a dormir.  Si te encuentras nervioso/a: Date una ducha antes de dormir, esto te relajará.  Acostúmbrate a irte a dormir siempre a la misma hora.  Evita cenas copiosas, es mejor que cenes ligero y alimentos de fácil digestión.  Echarse una siesta breve después de comer. El sueño favorece tu descanso y la retención de aprendizaje, limpia la memoria a corto plazo y deja espacio para nuevos aprendizajes.

o

Deporte:  Practica deporte al menos 2 o 3 días a la semana.  Con la práctica de deporte tu cerebro recibe mayor cantidad de oxigeno lo que favorece el rendimiento cognitivo mejorando la lógica y la comprensión.

o

Alimentación:  Mantén una dieta equilibrada y sana y variada.  Evita comer en exceso o dietas rápidas que desajusten tu organismo.  No comas alimentos grasos en exceso (carnes, fritos, dulces, etc.)  Bebé mucha agua para mantenerte hidratado. La falta de hidratación provoca dolores de cabeza y malestar, lo que afectará a tu concentración.  Toma cada día un desayuno enérgico.  Evita el consumo excesivo de bebida con contenido en cafeína o bebidas estimulantes que lo que provocarán es agitación, ansiedad, insomnio, etc. El consumo de estas bebidas en periodos de exámenes está contraindicado pues aumenta la ansiedad y afecta negativamente a la capacidad de concentración y razonamiento.  Controla el consumo de tabaco.  Evita el consumo de alcohol y otras sustancias psicoactivas. Cualquier sustancia de este tipo genera una serie de efectos adversos que afectarán negativamente a tu trabajo intelectual.

o

Actitud:  Se entusiasta y ten una actitud receptiva ante la curiosidad e interés por aprender cosas nuevas.

Guía práctica de técnicas de estudio EN RESUMIDAS CUENTAS LAS CLAVES DE ÉXITO PARA SER UN BUEN ESTUDIANTE

o o o o o o

Saber organizarse y llevar las tareas al día. Tener un lugar de estudio correcto. Leer regularmente libros u otros materiales que te gusten. Saber aplicar técnicas para trabajar los contenidos en casa. Mantener una actitud positiva y receptiva ante el estudio. Tener una actitud positiva en clase, prestando atención, buen comportamiento, realización de tareas, corrección de ejercicios, resolución de dudas, etc.

o o o o

Tomar apuntes de forma adecuada en clase. Saber aplicar técnicas para concentrarme y memorizar. Saber prepararme los exámenes. Realizar repasos y autoevaluaciones para llevar bien preparado el examen. Estar en buena forma tanto física como mental.

o

Si te ha resultado interesante el contenido de esta guía, no pierdas de vista mi página web, donde podrás encontrar muchos más consejos. Ester Ruiz Coello Pedagoga y Educadora Social

www.orientanova.com Sígueme en redes sociales Facebook: OrientaNova Twitter: @OrientaNova Pinterest: OrientaNova Youtube: OrientaNova

Guía práctica de técnicas de estudio

Guía práctica de técnicas de estudio

Guía práctica de técnicas de estudio

Guía práctica de técnicas de estudio

Guía práctica de técnicas de estudio

Guía práctica de técnicas de estudio

Guía práctica de técnicas de estudio

Guía práctica de técnicas de estudio

OrientaNova

Espacio de Orientación Online

Cursos y clases de refuerzo individuales, personalizados y prácticos a domicilio y online.

Material pedagógico actual. Manejo de herramientas digitales para el estudio. Aprendizaje de técnicas de comprensión, relación asociación, memorización, razonamiento, etc. para alcanzar el éxito académico, aplicando un método de trabajo activo, ameno y atractivo para el alumno/a.

Impartidos por una profesional de la educación.

Olvídate del estudio monótono y aburrido, sacándole el mayor partido a tus horas de trabajo.

Guía práctica de técnicas de estudio